jueves, octubre 26, 2006

Admiraciones

En un de esas pseudoencuentas de uno de los ¿miles? de periódicos gratuitos que se reparten por las mañanas la pregunta de hoy era "¿a que figura histórica admiras?". Lo de "pseudoencuesta" viene porque las preguntas son a 3 personas y, claro las respuestas han sido tres: Anibal Barca (por eso de la defensa de Cartago, imagino), Ghandi (por pacifista) y Einstein (por listo..uy, suena raro pero es por eso ¿no?).
Así que como yo tengo que opinar por esa necesidad de mi Narcisa interna de estar metida en todas las conversaciones incluso en las inexistentes, y cómo aquí ni había conversación ni nada porque éramos el periódico, una Yo somnolienta y el metro, he empezado yo solita a pensar cual era el personaje histórico al que admiraba (no, no me siento manipulada por los periódicos gratuitos porque sé que me manipulan, lo tengo aceptado).... aunque la verdad es que yo eso ya lo tenía claro: Salvador Allende Gossens.
De todos los mitos y personajes de este siglo es, sin duda, de los pocos que han conseguido ponerme los pelos de punta, por utópico. Y le admiro por el hecho... bueno quizás un poco por todo. Por plantear un cambio que en una época y en un país parecían inviables, por decir las cosas con todas las letras y a todo el mundo, y si, vale, sobre todo por lo de la Casa de la Moneda.
Su problema fue plantear la realidad, su proyecto era viable, eran las personas las que no lo eran.
Nacionalizó la industria, redujo los salarios en pro de una equiparación económica que las cuentas del Estado no permitían por un constante y sangrante blanqueo de dinero de gobiernos anteriores, publicó los gastos, anulo los salarios sindicales en base al socialismo (se es sindicalista para ayudar a los demás no para tener unos privilegios injustificados), modificó la ley electoral e hizo dudar al propio Che de que la vía hacia el socialismo no era la revolución armada sino el cambio a partir de las intituciones, un cambio endémico, un cambio para el que nadie está preparado (aunque eso si, las dudas del Che duraron apenas hasta la noche!).
Claro que todo esto explica que el dia del golpe de Estado fuera imposible evitar que el golpe no tuviera éxito..bueno imposible no.
El presidente de la nación chilena, a pesar de tener un avión preparado para salir del país y el visto bueno de los militares golpistas para que lo hiciera, se quedó en la Casa de la Moneda desde donde emitió un comunicado cada media hora (hasta que le fue posible) para anunciar a Chile que él no se iba a rendir, que si había sido elegido por el pueblo tenía que cumplir su deber que era permanecer en su puesto, en la Casa de la Moneda, al frente de la resistencia que Chile tenía que oponer frente a Pinochet. Sus familiares si cogieron ese avión, por orden del presidente. La gente no opuso la resistencia que se esperaba, aunque sobra decir que fueron bastantes los que si lo hicieron.
Salvador Allende se suicidó en el despacho de la presidencia, dicen. Probable, quizás, cualquiera de las dos opciones lo es. El Sr Salvador Allende demostró que se puede ser utópico y ser político, e incluso intentar llevarlo a la práctica.
A Salvador Allende le mató el egoismo de sindicatos, obreros, arístocratas y políticos (poderoso señor Don Dinero...). Y el miedo, el miedo al cambio, un cambio que al final fue peor. Puede que alguien debería de haberle advertido que tuviera cuidado con lo que deseaba porque podría cumplirse, y al fn y a cabo el deseaba un cambio para Chile.
Publicaba también el periódico que Pinochet tiene nosecuantos kilos de oro... bueno eso, y un historial con las peores y más repugnantes torturas (a opositores, posibles opositores y los que quizás nunca fueran opositores pero mejor prevenir....) que he leido nunca autorizadas por un sola persona.

8 comentarios:

Pipilota dijo...

Te alabo el gusto.

*V* dijo...

:) Gracias

david dijo...

Einstein no era sólo un listo. De hecho puestos a comparar pacifismos el de Einstein, en mi opinión, supera al de Ghandi. Einstein fue uno de los pocos intelectuales alemanes que en la Primera Guerra Mundial no se pilló la cogorza patriotera. Y en la siguiente, fue él quien le mandó a Rooselvet la carta en la que advertía del peligro de la investigación alemana sobre una bomba nuclear y recomendaba ponerse las pilas con el tema para poder disuadir a los alemanes de usar la suya. No fue su culpa que luego quisieran probarla sobre Hiroshima y sobre todo Nagasaki cuando ya Japón estaba rendido...

Pero sí, muy buen gusto.

Yo si tuviese que decir mi personaje histórico favorito no sé quién diría. Gauss, tal vez. Pero claro, nacie conoce a Gauss salvo los ingenieros, que padecen le odian, y los matemáticos, que le estudiamos y le amamos.

¡Ay, no, calla, que sí tengo un personaje histórico favorito! Y una señora para más señas: Hipatia de Alejandría. La última directora de la Biblioteca de Alejandría, una mujer hermosa y lista como ella sola, la primera matemática que recuerdo, una tía que pasaba de casarse con nadie y a la que el tirano de turno, probablemente por celos, ordenó descuartizar viva usando conchas.

Los católicos le proclamaron santo, claro. Qué asco de gente.

*V* dijo...

Hombre, lo de Einstein era por resumir y me da a mi que la persona que lo ha dicho era más con la intención de la inteligencia que otra cosa....
¿Y la admiras por bibliotecaria, por matemática o porque no se quisiera casar? :P

david dijo...

Por ser como era.

Tenía que ser una crack para que una mujer sea recordada por matemática, que por siglos ha sido una ciencia así tirando a machista. Y aparte fue la última representante de la filosofía y la cultura griega antes de que llegase la barbarie cristiana, primero, y la otra después. La edad media en lo cultural empezó con su muerte. Aunque sólo por haber seguido siendo pagana en aquel mundo donde el fanatismo cristiano lo controlaba todo ya habría que admirarla.

fer dijo...

Hipatia es la unica matematica que recuerdo, para que ademas luego hablen del fanatismo religioso, arrancar la carne de una persona con conchas tiene que ser una vision muuy macabra. total par que luego quemasen la biblioteca!!! estos romanos estan locos.

mi personaje no se si sera historico pero seguro que todos nos acordamos de el, o posiblemente ella, pero quien invento, o utilizo el agua caliente en las casa por primera vez merece todo tipo de homenajes.

Yayo Salva dijo...

Merecido recuerdo a Salvador Allende. Te felicito. Un saludo.

*V* dijo...

Hmm.. lo del agua caliente, tal cual,andará allá por la utilzacón del fuego y tal ¿no? ;P

:) Gracias Yayo, creo que la integridad en ciertos temas siempre merece cierta admiración, sobre todo porque yo no me atrevo a asegurar que, en su lugar, no hubiera cogido el avión.
Un saludo!