domingo, octubre 22, 2006

Dias de lluvia


Fin de semana de lo más vegetativo, lo reconocozco.

Y es que no se me puede ocurrir nada mejor que manta-peli-patatas cuando llueve, la verdad. Y si no fuera porque ayer a última hora decidimos irnos a celebrar el nuevo trabajo de cierta compañera de facultad que anda flirteando con el mundo de la radio, me hubiera quedado en casa a ver otra de las mil películas que le robé el viernes a mi hermana.

Además de que estoy convencidísima de que la lluvia me baja la tensión (porque a mi todo me baja la tensión) , tampoco me ayuda a plantearme salir de casa todo lo que está lloviendo, y con inundaciones de por medio (no, no puedo dejar de hablar de las inundaciones del metro porque SIEMPRE se inunda mi estación y luego todo el mundo te llama para decirte que se han acordado de ti... >_<).

Lo peor de todo es que sales de casa y no sales preparada para los imprevistos. A ver, una sale de casa en verano divinadelamuerte y vuelve a su casa divinadelamuerte. Si llueve, sales de tu casa con 20 prendas encima, intentando a lo sumo que se te vean los ojos, y medianamente arreglada... a los cinco minutos parece que no te has peinado en tu vida, que los pantalones nunca los has lavado y que has perdido la psicomotricidad porque a ver quien es capaz de mantener la dignidad mientras que lucha con un paraguas que inexplicablemente se ha puesto del reves (dícese, con los alambres hacia arriba) , cierra los ojillos para que el agua no te moje las lentillas, mientras que vas intentando esquivar charcos sin éxito porque cuando empiezas a sentir cierto fresquito en la entrepierna te das cuenta de que:

A.- esquivarlos no ha tenido éxito

B.- Los vaqueros son el mejor ejemplo de la teoria de los vasos conductores. Te mojas la parte abajo y solo es necesario medio minuto para que parezca que no has secado los pantalones después de lavarlos.

C.- Ni siquiera parecen límpios a pesar de que, después de una semana, los acabas de coger de algún tendedero improvisado en el baño.

Si encima, cuando está cayendo el diluvio universal es por la mañana, tienes el añadido de llegar a tu trabajo semiempapada (porque los paraguas te cubrirán la cabeza pero a ver que te cubren cuando la lluvia viene con viento de regalo...), tiritando y encima le tienes que explicar a la señora que limpia la planta (al menos la que limpia mi planta...que tiene una mala leche peculiar) que sientes profundamente gotear pero que no es tu culpa que fuera esté diluviando y que todavía no se haya inventado nada que evite que llegues con un paraguas que parece una balsa inundada y la ropa como si hubieras decidido vestirte antes de ducharte.

Por supuesto no te da tiempo a secarte en toda la mañana porque, a no ser que decidas morir envenenada, si tienes hambre tienes que ir a comer algo, al bar (mas paraguas, charcos, tropezones con gente que anda como tu...) y si encima necesitas un dosis de nicotina cada cierto tiempo (y gracias a la Ley antitabaco) tienes que luchar con el paraguas, el cigarro y el viento, lo que te da un aspecto de yonki de lo más singular(sobre todo cuando sujetas el paraguas con el hombro, e intentas con el cigarro en la boca encender el mechero sin que se moje el cigarro... y si tienes suerte el paraguas no se vuelve a dar la vuelta!)

Así que si, la lluvia es monisima para mil fotos, es bucólica como ella sóla, pero especialmente cuando la estas viendo desde tu ventana.

9 comentarios:

David dijo...

Te quería yo haber visto esta tarde metiendo colchones y sofás en una furgoneta que cierto pariente mío ha aparcado simpáticamente encima de un charco de profundidad bastante mayor que las suelas de las zapatillas mientras caía la de dios, ja ja.

Pero a pesar de ello no comparto en absoluto tu punto de vista. La lluvia es la hostia (con hache). Ah, anoche nos volvíamos a casa Wilson (con una sola ele) y yo y llovía con saña... y fue genial... llegué a mi casa como quien sale de la ducha y totalmente contento. Y no, la borrachera no tenía mucho que ver con ello, porque cuando me pasa sobrio también me da buen rollo.

Hmmm, pienso en todas esas plantas agradecidas, pienso en los pantanos subiendo un poquito el nivel, pienso en la contaminación barrida por el agua, pienso en mi coche, que se queda limpito y reluciente, y pienso en esa sensación maravillosa de vida y de libertad que me da cuando me moja la lluvia... y no, definitivamente no comparto para nada tu actitud frente a la lluvia (o bajo la lluvia, mejor dicho). Pese a que admito que tiene inconvenientes, como el cierre ritual de tu parada de metro, pero como yo luego tengo la manía de tomarme las cosas a juego pues me entretengo mirando el plano de metro como quien mira el mapa de un laberinto que explorar y sabiendo tan contento que con la tontería de la lluvia ya tengo excusa para llegar al tajo un ratito más tarde.

*V* dijo...

Ala! intenta hacerme sentir culpable con lo de las plantitas y los pantanos!!dí que sí!! ;P
El cierre periódico de mi estación de metro a mi no me hace ni un poquito de racia si tenemos en cuenta que a la incomunicación bajo tierra se suma la incomunicación SOBRE la tierra, así que plantearme tener que ir a patita, lloviendo, a la estación de metro o parada de autobus mas cercana no me hace nada de gracia V_V
Y lo de empaparme, ejem, alguna de esas de volver los 3 a casa y terminar empapada y tal he tenido... y bueno, mi propensión a la gripe hace que prefiera evitarlo (aunque se perfectamente que si hubiera estado allí hubiera terminado como vosotros XD)

fer dijo...

a mi tambien me gusta que llueva. que tiene sus inconvenientes, pues si, igual que los tiene el calor, sino recuerda el aroma del metro en verano, el mojarte un poco no es nada comparado con poder tener agua para beber y regar(a ser posible algo que no sea una @#~@€da de campo de golf :@)
ver llover es genial cuanto mas fuerte mejor, si ya hay rayos y centellas mejor que mejor.

fresquillo en la entrepierna? cuando te metes en un charco lo haces de verdad, nada de meter un poco el pie.

*V* dijo...

XD
Vale, me acabo de dar cuenta de la asociación que podeis hacer entre entrepierna-humedad...
A ver, matizando, me refiero a la altura de las rodillas la parte interna!! en fin, es igual, un vez escrito....
Y si, yo si me mojo, me mojo hasta las orejas, lo de mojarse a medias es tonteria :P... además ¿para que vas a meter sólo el pie en un charco pudiendo meterte hasta la cintura?

David dijo...

¿Te acabas de dar cuenta? Seguro que alguien ha tenido que darte una pista o algo, ejem ejem, nianoniano...




















( ¡ t o r p e ! )

Pipilota dijo...

Di qué sí, Vero, cuando tienes que compatibilizar un día de lluvia con el querer fumarte un cigarro (y algo más) te cagas en to.

A mí me encanta la lluvia siempre y cuando no tenga que sacar a Dante.

Cuando llevas una correa en una mano (de esas extensible para la que necesitas una mano entera) y el paraguas en la otra, estás deseando que el perro se ponga a oliscar algo lo suficientemente interesante para que te de tiempo a colgar la correa en le mango del paraguas, buscar y encontrar el tabaco y el mechero y encenderlo a tiempo de que a Dante le deje de interesar lo que estaba oliendo, todo eso con ese ridículo aspecto que te da hacer las cosas intentado sostener un paraguas con exceso de peso por la barra central con el cuello. y qué en algún momento dado termina por resbalar y dándote con el resto de varillas en la cabeza… y si ya se te enredan los pelos en ellas y al otro le da por ponerse a cagar (con perdón) sólo te queda el ponerte a cantar esa bonita canción en la que Manolo Gª dice:
“Dios de la lluvia apiádate
de las bestias y de mi pobre mortaaaal”
o dejar de fumar durante media hora, qué al final después de que me pase esto un par de veces es lo que he decidido.

*V* dijo...

David, retiro cualquier cosa agradable que haya podido decir sobre ti en las últimas 24 horas V_V (es que no me dejais ni un minuo de relax eh? estais esperando el mínimo error!!!)
XD es verdad Pipich, si hay algo más complicado que intentar fumar con el paraguas es llevar a la vez un perro gigante... a Ramsés conseguí "controlarlo" y me limité a los enganchones de pelos en el paraguas y a terminar metida en enormes barrizales para contener las ansias de libertad esas que le daban en el parque. Pero con Otello no hubo forma y cierto dia de lluvia terminé en el suelo de rodillas intentando sujetar a un pastor alemás de 500 kilos (o por lo menos eso parecía que pesaba!).... asi que no es por desanimar per Dante siempre puede hacerte algo peor ;P

mal_bixo dijo...

jeje si es que te imagino nadando para ir a trabajr todas las mañanas(bueceando si vas en el metro)aunque claro con tu tamaño con que caigan 4 gotas seguro que ya no puedes hacer pie....
los gatos siguen vivos a ver si cuando vurlva del curro hoy puedo decir lo mismo....(la verdad es que no se estan llevando muy bien y ya sabes que shelma no suele ser demasiado simpatica...y el otro que es un poco tocanarices ya te puedes imaginar la combinacion....luego te cuento :P)

*V* dijo...

Te aseguro que para intentar sobrevivir en mi barrio (en especial desde "la zanja") no es sólo es necesario tener una altura determinada :P
Bueno, estoy convencida de que sobrevivirán, son gatos, esos bichos son superfuertes :D
De todas formas, gracias :)