martes, enero 02, 2007

Primer dia laboral

Y es que estaba yo tan ricamente en mi inmundo vagón de metro a horas que empiezo a pensar que no existen dedicando mis pensamientos a tres profundas conclusiones sobre la navidad:
1.- Deberían de santificar a Suchard (que para los que no estén puestos al dia es ese señor gordo vestido de rojo y con barba blanca que aparece en las tabletas de turrón de chocolate que él mismo inventó), bueno, pues si, deberían de santificarle por haber conseguido hacer eso con el chocolate y conseguir que mis necesidades internas se vean apaciguadas.
2.- El "año nuevo" debe ser una fecha indeterminada entre el dia29 de diciembre y el dia 15 de enero, que es básicamente cuando la gente deja de felicitarte el año y tu ya te has hartado de felicitarle el año hasta al apuntador
3.-.....
No ha dado tiempo a tres. Mi mente se ha quedado en blanco.
Porque en estas andaba yo elucubrando y pensando que estaba consiguiendo unas conclusiones estupendas y además ordenadas (que ya es difícil a ciertas horas) apoyada en lo que parecía, a todos los efectos, una pared cuando he descubierto que lo que parece una pared no necesariamente debe ser una pared y que las puertas no necesariamente tienen que tener el manillar en ambos lados (interior/exterior) y mucho menos las de las puertas que comunican con las cabinas de los conductores del metro.
Pero claro, quien iba a pensar que en la oscura cabina del cuarto vagón de un metro a las horas a las que estabamos iba a haber un hombre. Y que el hombre iba a querer salir, y que al salir se iba a encontrar con una chica apoyada descuidadamente sobre la puerta/pared.
Así que cuando el hombre ha abierto la puerta, mi reacción ha sido la de todo bicho humano normal, me he mimetizado con un gato cuando le vas a meter en la bañera: he abierto los ojos como platos hasta el punto que casi se me salen de las cuencas, he echado hacia atrás las orejas, he retorcido la mandíbula inferior (eso es imposible de explicarlo con palabras pero es cómo cuando comes limón que haces algo raro con la boca, pues igual) y he intentado aferrarme a lo que quedaba de pared real con las manos.... y los pies, claro, hasta el punto de todo mi cuerpo revoloteaba por el aire en busca de una sujeción que impidiera que mi Yo fuese vulnerable a la estupenda gravedad y me metiera la primera "piña" del 2007.
A partir de ahí ya sólo podía oir mi corazón y al hombre raro de la cabina que decía algo así cómo "pero ¿que haces?"... he estado por contestarle que intentaba buscar la pared que antes sujetaba mi cuerpo inmerso en plena reflexión universal pero el shock no me ha dejado contestar.
Claro, al resto del vagón le ha parecido una escena digna de alegrar el madrugón del primer dia laboral del año. Lo que yo no me explico es porque a nadie le ha parecido raro que un señor salga de una de las cabinas de los vagones centrales del metro a esas horas de la mañana con la única finalidad de tirarme al suelo!!!
Así que en esas llevo todo el dia, arrastrando el shock del hombre de la cabina que ha querido matarme en mi primer dia laboral del año (bueno, y el shock público que ello supone!!así que si alguien ha llegado a vuestros trabajos con una sonrisilla en la boca, ya sabeis, mea culpa!).

7 comentarios:

david dijo...

:D

Joder. Gracias por no contarme las cosas y por hacerme leerte, Vero.

Con esto lo que consigues, aparte de que me sienta descartado como muy mejor amigo porque snif snif no me cuentas las cosas divertidas que te pasan porque prefieres a tu blog snif snif que a tu muy mejor amigo, es que mañana yo cada vez que vea una puertecilla de esas sonría imaginándome la escena, y como yo quien lea esto, imagino, es decir, invitar a otra ronda de sonrisas, que a esa mañana son un regalo de Reyes por el que no se hace cola pero impagable.



(Como verás he sido bueno y no he dicho nada de qué pena de buena hostia, con hache como dice la RAE, que te podías haber dado a ver si se te arreglaba la cabeza)

^__^

Susana dijo...

Jajajajajajajajaja
¡qué bueno! y nos lo hemos perdido... jo, cuando vienes conmigo no te pasan esas cosas.
¡ves como el 2007 va a ser tu año!
jajajajajaja

Vengeanze dijo...

Juas, seguroq ue haría lo que cualquier persona normal a esas horas, darse una escapadita para echarse una cabezadita discreta.

XD

Pipilota dijo...

Qué divertido... cómo me ha gustado la descripción de tu cara en pleno vuelo XD Estoy de acuerdo con tu no-mejor amigo, a partir de ahora cuando vea una de esas puertas me acordaré de tí XD no puedo, no puedo XD

Ayyy me tengo que concentrar en las cosas serias como por ejemplo tus conclusiones navideñas para seguir trabajando pero ... XD no puedo XD

*V* dijo...

reiros, reiros desgraciaos!XD pero no veas el susto matutino que me he llevado!!!
Así una no puede adoptar pose de pseudo intelectual divina en el metro jajajajajajajaja
A ver, graciosita, que el 2007 es mi año, y punto V_V
Juan uno no hace escapadita para dormir cuando acaba de entrar a trabajar... que era un psicópata!! fijo!
No,no, si yo ahora tambien me acuerdo de mi cada vez que veo una de las puertas y me acuerdo del hombrecillo en cuestión un jartá! XD
Bueno guapa, y eso que la descripción no se acerca ni un poquito a lo que ha sido la cara real!

david dijo...

Psicópata no mujer, es un tío que currará por ahí y tiene la llave y pasa de apretones con la plebe. Pues anda que no lo haría yo si pudiera.

(Bueno, no, yo prefiero apretarme con según qué plebe)

¡Y no te metas con la Susi, si ella también decía que va a ser tu año! ¿O sólo puedes decirlo tú? ò_ó

Vengeanze dijo...

Un sito tranquilo, donde no te molestan y no hay mucha luz. Pues chica, blanco y en botella...

Pues no me he pegado yo siestas en la sala de servidores de mi antigua empresa cuando no tenía cosas importantes que hacer y a cambio tenía una resaca de la muerte.