martes, abril 17, 2007

Grano

Grano y yo nos hemos levantado excesivamente pronto esta mañana. A Grano y a mi no nos gusta nada levantarnos pronto, la verdad, porque cómo en la cama en ningún otro sitio y menos ahora que Grano incluso ha conseguido su propio hueco en la almohada.
Grano y yo nos conocimos una mañana de domingo en Benidorm, de hecho este domingo pero los dias con él son tan intensos que parece que llevamos mil años juntos....
La verdad es que al principio no llegamos a congeniar demasiado bien, las cosas como son, porque esa forma suya de ser (todo su ser) es inicialmente bastante doloroso. Pero en seguida se hizo hueco en mi barbilla y se acomodó alegremente para crecer a su aire. Yo, decidí ser un poco más tolerante y permitirle que tuviese un espacio para explayar su Yo interno, al finy al cabo prácticamente no nos conociamos y él no se dejaba mostrar demasiado.
Cómo decía hoy nos hemos levantado, hemos demostrado que a pesar del dolor inicial que le provoca el agüilla matutina esta es estupenda para desperezarnos, he intentado que alguna parte de mi misma le restara encanto a la personalidad de Grano por pura vanidad, lo reconozco, pero ha sido imposible porque Grano además de ser ligeramente puñetero, tiene una gran gran gran personalidad que he comprobado cuando la primera persona que se ha dirigido a mi esta mañana para preguntarmela hora en la parada del autobús en lugar de preguntarmela a mi se la ha preguntado a Grano.
También he comprobado que cuando he llegado a mi habitáculo laboral todos me saludaban y luego decían algo así cómo "Vaya! Grano!" (¿o quizás no hacían pausas exclamativas?). Mi compañera laboral (y gastronómica) y yo hemos decidido pornerle otro nombre que fuese menos despectivo que Grano, pero ha sido imposible pensar en otro nombre cada vez que uno de sus estiramientos internos me hacían recordar que tengo barbilla o cada vez que alguien decidía prescindir de mirarme a los ojos cuando hablaban conmigo para contestar directamente a Grano.
Incluso me he ofendido ligeramente cuando alguien ha sugerido que intentara cometer un "granicidio" en el baño. Afortunadamente yo he respondido que hacer eso en el trabajo me parecía ligeramente antihigienico y que podría suponer una evasión absoluta de mis funciones laborales en pro de un asesinato y que estaba convencida que eso no quedaba recogido en el convenio.
A media tarde, Grano y yo habíamos estrechado nuestra relación hasta tal punto que mi Yo ya no era mi Yo sino era su El. Vamos toda Yo era él y aunque eso me producía cierto dolor (vanidoso, por supuesto, donde va a parar) sentía cierta satisfacción al corroborar que cuando un "superior" intenta darte la brasa y vas acompañada de Grano, Grano recoge toda la atención y tu puedes contestar alegremente "¿que miras?" sin que se lleguen a susceptibilidades que puedan acarrear alguna complicación laboral.
Cómo Grano ya había conocido parte de mi vida personal cuando he llegado a casa y he visto que asomaba su alegre cabecita para comentar conmigo el estupendo dia laboral que habíamos pasado juntos, no lo he podido remediar y le he achuchado y achuchado...hasta que tristemente....Grano ha desaparecido para dejar en su estupendo hueco una triste mancha roja (tirando a burdeos) que ocupa más o menos el mismo tamaño que mi lunar y que cada vez que la miro me hace añorar la presencia de Grano lo que despierta en mi un inmenso dolor.
Ya esta mañana intuía que hoy iba a ser un día crucial en mi relación con Grano pero...¿quien podría imaginar que hoy iba a ser el dia de un granicidio involuntario?
Sic Tibi ¿Terra? Levis, Grano.

No si....cuando me pongo a contar chorradas me cebo ¿eh?

9 comentarios:

david dijo...

Una pena no haber conocido a Grano, por lo que cuentas parecía un gran tipo. Grande no solo por tamaño, sino espirituosamente, o sea espiritualmente. Hubiese sido, fijo, un gran compi de vacaciones, de noches de fiesta y de cañas.

En fin, una tragedia. Que haya muerto así, apenas floreciendo a la vida, con tanto que dar, aparte del litro de pus que te haya soltado en su último trámite... no somos nada, no somos nada.

¡La culpa es tuya, por no ser nada femenina! Mira que ir a abrazarlo y espanzurrarlo... como algún día me salga un grano no pienso dejar que te acerques a él.

Pipilota dijo...

De nuevo lo has vuelto a hacer cabronceta. Me has emocionado hasta la lágrima tu bonita historia XD

Alf dijo...

Se que lo pasaras mal un tiempo....pero esto es como todo seguro que algun dia encuentras otro grano ;)

Inés dijo...

Lo peor es que a Grano no le has puesto música con lo importante que ha sido en tu vida, eres un poco desagradecida que lo sepas y aunq ue te duela ya nadie te mirará igual.

Bst.

*V* dijo...

jajajajaj
bueno, no te preocupes, conocereis los santos restos de Grano porque a estas alturas dudo que desaparezca la enorme costra de lo que antes era mi barbilla XD
Gracias Pipich!a mi también se me saltaron las lagrimillas pero más bien por tanto achuchon al bicho ese! ;*
Gracias Al, lo superaré aunque reconozco que a estas alturas parece que cuesta XD
Pues guapa no te creas que lo estuve pensando pero la verdad es que no caia en ni una sóla canción qeu pudiera resumir nuestra relación (porque la banda sonora de Love Story me parecia excesivo!)
Besos

david dijo...

Pues niña, el Still Lovin' You de Scorpions, sin ir más lejos. O el I was born to loving you de Kiss. O Saturday Night de Misfits. O la definitiva, el I can't quit you baby de Led Zep!

Inés, ofendámonos, a los demás los llama por sus nombres y a nosotros no. Al menos a ti te llama guapa. Snif snif.

(Ñañañaña)

Pipilota dijo...

Nada, la mejor canción para Grano es "Cabrón" de Red Hot Chili Peppers. Por eyaculador precoz sin posibilidad de recuperación. Qué le den, ya verás como en unos días no queda ni rastro de su paso por tu ehmmm ¿vida? ¿barbilla? ¿mentón? ;P

Jota dijo...

Oy, ¿quieres que seamos amantes?

*V* dijo...

Gracias jota! eres un sol! pero aún sigo intentando superarlo! ;*
Y de las canciones...cierto, cierto, la de scorpions hubiese quedado estupendamente, esa o la de Red hot chili peppers...
Aunque claro, según me han dicho este fin de semana soy ligeramente exagerada y las secuelas no son para tanto (¿exagerada? ¿yo?! ....)