domingo, julio 15, 2007

De verano

Una se va de fin de semana y escapa de Madrid con la saludable intención de desconectar, relajarse y volver renovada de energía... y no se yo si ha sido del todo así si tenemos en cuenta que ahora mismo tengo la sensación de tener algún tipo de atrofia muscular provocada por el abandono de mi postura natural (mi postura natural viene a ser algo así cómo un Cuatro... vamos mimetizada con la silla).
El viernes me dediqué un homenaje en cuerpo y alma, en cuerpo por la cena que monopolicé (elegir sitio me parece una opción ideal sobre todo si nadie se resiste a ser arrastrado a mi argentino favorito!) y en alma por la conversación que intenté monopolizar pero que egos ajenos me impidieron (aunque he de reconocer que eso también fué un placer!)
El sábado era cuestión de huir del calor que se condensa en el asfalto madrileño y llegar al lugar habitual de refugio con una sola idea en la cabeza: piscina,piscina,piscina,piscina!!...
Por estas cosillas que tiene el no ser una eremita solitaria sin familia ni amigos, a pesar de llegar a una hora los suficientemente decente como para alimentarse rapidamente y dedicarse integramente al objetivo inicial, me vi inmersa en acontecimientos familiares gastronómicos que, a pesar de mi amargura natural para todo, he de reconocer que me parecieron sabrosos, entretenidos y gratificantes (vamos, sorprendidisima que estaba yo de mi misma por andar tan a gustito y retrasando el objetivo inicial....vamos, la piscina)
Así que a eso de las 17 nos fuimos a cumplir el objetivo... una siempre tiene una idea más idílica de todo, así en plan anuncio de Martini en el que más que un peso en el agua pareces una plumilla que flota, en una piscina vacia, sin inconvenientes que puedan romper todo el zen que parecen transmitir ... pero no suele ser así la verdad.
Llegas a la piscina y lo primero que te encuentras es griterio infantil y preadolescente. Por alguna extraña razón a ciertas edades nos encanta gritar, chapotear, salpicar y jugar sin parar a "1,X,2" en la mitad de la piscina cómo si no hubiera más seres vivos que pudieran llegar a la piscina a recrearse en sus imágenes idílicas de anuncios de Martini.
Cómo mis sobrinos no han superado el abandono del líquido amniótico y son más parecidos a peces que a cachorrillos humanos, la palabra piscina también les pareció un objetivo estupendo... de hecho a Diego la palabra "aguadilla" le pareció mucho más estupendo....y decidieron apuntarse al objetivo.
Por mucho que intentes fingir tu propia recreación de Martini aunando esfuerzos para fingirte divina de la muerte, es imposible si según te metes en el agua te das cuenta de la relación tabaco-pulmones, vuelves a recordar que no tienes branquias y que siempre se te ha dado fatal evitar que se te meta agua en la nariz y no montar un espectáculo de toses y líquidos para intentar que el cloro deje de perforarte los orificios nasales. Cuando puede que tengas todo eso medianamente controlado e intentas nadar a lo Esther Williams (escuchando musiquilla interna y todo) algo te hunde y se queda encima de ti aplastandote al fondo... la música de Esther Williams ha dado paso en tu cabeza a la banda sonora de tiburon y tu intentas salir al exterior luchando con el pelo que se te enreda por todas partes, con la cosa que te aplasta hacia el fondo encima de tu cabeza e intentando aguantar en tu escasa capacidad pulmonar los mínimos segundos que dura la aguadilla de la muerte y que a ti te parecen horas... pero más doloroso es aún conseguir salir, encontrarte a tu sobrino de 7 años riéndose y a tus amigos diciendo: ¿qué haces? ...
"pues nada mira, aquí, comprobando el color de los baldosines del fondo de la piscina mientras asumo que mi sobrino quería cometer un tiacidio!"... al niño, eso si, le parece graciosísimo todo y quiere más. Le hundes unas siete veces con la esperanza de que se canse, pero no, sólo te queda asumir que tienes un sobrino-pez y recapacitar sobre que le habrás hecho a la criatura para que se siente en tu cabeza cuando te hace aguadillas.
Con intenciones de recuperar cierta tranquilidad acuatica me voy con Alba a la zona que no cubre. Alba tiene fijación por agarrarse como un gato y eso resulta ligeramente inconveniente cuando tienes a los preadolescentes del "1,X,2" chillando y salpicando a tu lado, no puedes abrir los ojillos porque por lo visto el que está detrás de ti se ha ganado una ronda de salpìcaduras y por ende a ti te han dejado ciega, y tu sobrina en un ataque de pánico provocado por las mismas salpicaduras que a ti te incapacitan temporalmente se ha agarrado a cualquier parte.... cualquier parte anualmente suele ser la parte de tu bikini que debería estar tapándote las tetas pero que descubres que la tienes en el cuello tapándote las amigdalas.
Incomprensiblemente siempre hay alguien para preguntarte: "¿que haces?"..."pues nada, mira, dar una clase gratuita de anatomia a los preadolescentes histéricos obsesionados por los juegos acuaticos".
Hartita de sufrir las inclemencias acuáticas sales a secarte, y cuando crees que realmente se puede conseguir un poco de paz media piscina decide preguntarte por la picadura que un mosquito Godzilla te ha hecho en la pierna..."¿que tienes en la pierna?!"... claro, tu ya estás imaginando amputaciones, operaciones de reconstrucción o, en menor medida, que la depilación no haya sido todo lo efectiva que tu pensabas...pero no, mirás y compruebas que son las marcas dejadas por el mosquito Godzilla....siempre es satisfactorio comprobar que a un 70% de la gente que conoces le llama la atención cualquier tipo de marca defectuosa que tengas cerca del culo, eso implica que alguien andaba buscando la celulitis que, afortunadamente, ha quedado eclipsada por los efectos de una noche de verano mosquitera.
Te terminas yendo a casa, llena de cloro (tan llena que parece que te has maquillado para hacer de mimo), con dolores musculares por todas partes y planteándote si tus objetivos son realmente los correctos, porque cómo todos sean cómo los de pasar la tarde en la piscina.....

10 comentarios:

david dijo...

¿¡Tú enseñando pechamen en la piscina y yo durmiendo la siesta!? ¡Eso se avisa! Nada nada, la próxima vez renuncio al sueño redentor, reconstructor y reparador y la Nikon y yo nos vamos a hacer guardia al borde de la piscina. Bueno, al borde no, donde no lleguen las salpicaduras (tampoco es problema, se tira de zoom y listos). Entre eso y algún soborno infantil con algún que otro euro fijo que hago la foto del verano.

Anda que te quejas, anda que te quejas. Con lo bien que te lo pasas luego. Gruñona.

Aunque es cierto que esa piscina tiene una inflacción infantil que yo personalmente considero intolerable. A ver si aparece ya un socorrista y nos abren la del Castañar y nos quitamos la saturación centro-ciudad.

Mara dijo...

jajaja esa imagen idílica de la piscina vacía la deseamos todos... quien pudiera!!!
y lo del mosquito.. muy bueno! yo tb tengo conocidos con una visión especial para buscarte defectos! pero no! lo q buscan es la celulitis! y encima te lo dicen! jejeje Besos guapa y a recuperarte del finde

Vengeanze dijo...

Podías haber monopolizado la conversación tu sola tb, pero te empeñaste en que hablase y contase la historia.

XD

Da gracias a que no estaba alli, si no no solo tu sobrino te hubiera hecho tocar el fondo de la piscina.

XD

Pipilota dijo...

Mencanta mencanta los ¿Qué haces? en esos momentos de obviedad... Me estoy acordando cuando me contaba Pepa que en cierta ocasión le falló la rodilla, se fue de bruces al suelo y su Francisquito le hizo la susodicha pregunta XD

Esta tarde si aclara o si no empeora creo que iré yo también a la piscina... no sé si emocionarme o desmayarme después de leerte. ;P

ROSA ALONSO dijo...

Qué buena la imagen idílica con el martini, tus gafas de sol, y un bronceado de "muerte"!!!
Pero... eso existe más allá de la publicidad?

Vengeanze dijo...

Me temo que existe. Este fin de semana he estado de barbacoa con alguien que lo hace constantemente en su casa, piscina incluida. Eso si, a el y a ella, les gustan el brugal y el white label.

Jota dijo...

¿Qué? ¿Alguien ha hablado de tetas?

Me alegro de que hayas sufrido. Yo también lo he hecho este fin de semana en la Sierra del Segura. Imagina que quieres ir a descansar y ver monte y te encuentras que la primera noche te acuestas a las 3 y el grandísimo escándalo y los ronquidos no te permiten dormir. Al día siguiente te pateas 16 km (la mitad de subida) y vuelves hecha un cristo, llena de arañazos y con lumbalgia. Además, no tienes tiempo de echarte la siesta porque son las 7 de la tarde y hay que preparar la cena. Así que te pones a ello y a las 8 consigues tumbarte un ratito. Pero llega la cena, la gente se pone a beber y a bailar. Te acuestas de nuevo tarde y tus vecinos de habitación te hacen un concierto de ronquidos. Finalmente consigues dormir unas horas, de puro cansancio, quebradas por gente que entra y enciende la luz a las 5 de la mañana y por gente que entra y salta encima de tu cama a las 8.

Asi estoy yo hoy.

Alf dijo...

asiq ue engañas a mas gente para que te invite a al argentino aparte de MI? me voy a poner celoso :P

*V* dijo...

Si, querido, siempre te pierdes los eventos más entretenidos por estar durmiendo..y luego te quejas de que no duermes!
XD.. pues si, mara, aunque he de reconocer que las secuelas del mosquito Godzilla eran considerables!
Juane, amore, la conversación fue estupenda de principio a fin y si, soy consciente de que si hubieses estado hubiera tragado más agua...aunque nos podríamos haber planteado una guerra de esas de caballos en las que terminas siempre semi asfixiado XD
jajajaja...vamos que me estoy imaginando a Pepa en el suelo y con ganas de asesinar a Francisquito (a mi me hubieran dado ganas vamos!)
Yo la verdad es que no creo que eso exista más allá de la tele, pero sinceramente Rosa, yo sigo entreteniendome un montón montandome escenas mentales de ese estilo jajajajaja
Gracias Jota por alegrarte por mi sufrimiento, eres un sol ^_^... hay que reconocer que el tuyo tampoco ha estado mal pero ¿un poco escaso de tetas, no?
Al, guapo, tu eres mi Gurú particular de restaurantes madrileños así que no vas a poder ponerte celoso si tenemos en cuenta que a ti te exploto para que sigas descubriendome cuales tienen que ser mis restaurantes favoritos ;*

vega dijo...

jajajajaja. no tengo ni idea de en qué consiste 1,x,2 pero he sufrido similares situaciones a la que mencionas (con la desagradable particularidad de que el que me hacía las aguadillas era un niño desconocido) aunque hasta me ha dado envidia ese griterío y la piscina como una charca porque TODAVÍA NO ME HE DADO UN BAÑO, y ahora mismo cualquier ruido insoportable dentro del agua, cualquier aguadilla de niño-fiera-pez, me parece un anuncio de martini con george incluído!!