domingo, agosto 05, 2007

De excursión




Es lo bueno del verano, que los días son más largos y la gente parece más predispuesta a los planes, aunque para llevarlos a cabo elijas uno de los dias más colurosos de Agosto....


Así que como una semana antes habíamos estado contándonos, en plan rollito petulante, lo que hemos visto y lo que no, lo que nos ha gustado y lo que no, lo que nos gustaría ver sobre todo porque el de al lado ha despertado al monstruo de la Envidia y lo que nos gustaría que los demás vieran por esa extraña generosidad cultural que se le despierta a uno cuando descubre ciertos lugares (todo mezclado con esas historias que la mitologia nos ha grabado en la cabeza), decidimos que este sabado nos ibamos de excursión: Oropesa, el templo de Augustóbriga y Guadalupe.


Así que a la una de la tarde, con cuatro caballeros escoltándome, nos plantamos en Oropesa (no la del mar..) a soportar los 37º que marcaban los termómetros (y subiendo) porque uno de esos caballeros nos había puesto, una semana antes, la miel en los labios y queríamos comprobar si era tan buena como contaba...y lo era, o para mi lo fue.


Lo que menos me esperaba encontrar era un parador medieval al borde de la carretera de Extremadura presidiendo un pueblo de calles estrechas y empinadas que alimentan, por momentos, las ganas de entrar a ver como los pocos huecos que dejan las piedras impiden que el calor se apodere de todos los lugares. O un templo romano al borde de un pantano, en dirección a Guadalupe, que, aunque a medias y "movido", te permitía hacerte una idea de lo bien que hacían las cosas los romanos si, a pesar de la basura, los destrozos humanos varios y el poco interés por la conservación que se sufre en líneas generales, eso sigue en pie.


Y para rematar, Guadalupe, un pueblo con un criterio urbanístico envidiable y con un monasterio del siglo XIV impresionante, por dentro y por fuera.


Eso si, alcanzados los 40º (y subiendo) el tiempo de parada en la calle fue considerablemente reducido y amenizado a base de líquidos en sitios no tan pintorescos pero mucho más entretenidos por esas cosas que te proporciona el aire acondicionado y la comida que fue, por lo menos, original.
En fin, un fin de semana productivo donde los haya, de esos que te dan fuerza para aguantar los cinco madrugones que me quedan para las vacaciones!

6 comentarios:

david dijo...

Cuenta tu versión de cuento de hadas, a ver si alguien te cree. Cabrones. Yo pensaba que eso de irse de viaje para abandonar al abuelo en una gasolinera o plaza era pura mitología de le España Negra... Snif snif.

Sí que estuvo bien el viaje, sí, y a mí el calor me daba bastante igual, aunque creo que bordeé la insolación por el lado de dentro. Pero si te molestó, échale la culpa a Juan, que al fin y al cabo fue el que proclamó la alerta roja el tío capullo.

*V* dijo...

jajajajajajajaja...
deberías de hacer mas caso a las leyendas...y ya te hemos pedido perdón cuando nos encontraste ¡no? ´(la próxima vez seremos más efectivos je je je)
Ando tontorrón con lo que nosotros te queremos ;*
Y Juan poseido por Montesdeoca no tiene precio pero si, deberíamos de hacerle más caso a veces ^_^

Vengeanze dijo...

A veces?. Me deberíais de hacer caso todo el rato. Mira que os lo dije, va a hacer un calor de cojones, el próximo fin de semana será mejor... Y ya vereis...

XD

Agüelo con lo que Vero te quiere, como te vamos a dejar tirado por ahí...

XD

david dijo...

Si en el fondo no os culpo: Esperar 30 segundos a 40 grados es un precio excesivo que ninguna amistad merece pagar, supongo.

Quedamos en ir ese finde y no el siguiente porque en principio no sabemos si vamos a esta todos la semana que viene, ¿no?

Por ejemplo aquí la niña tiene una boda y yo fantaseo con ir más tarde al pueblo...

Pipilota dijo...

hmmm Guadalupe, mis padres hicieron esa excursión cuando yo era pequeña, pero no lo bastante para olvidar que se nos hizo eterna a todos. Una caravana de 2 fregonetas la del Felipe, la del Cholo y la del Isabelo. No sé cuantas hora tardamos en llegar pero cuando entramos en no sé si catedral o iglesia para ver una colección de túnicas eclesiásticas y un señor nos dice que acababa de pasar ya un grupo guiado y que debíamos esperar a otro guía. Y en estas mi tío Benja entiende que teníamos que esperar a otro Día y el jaleo que se montó y las risas que nos seguimos echando con el malentendido .... me resulta entrañable. No he vuelto a ir a Guadalupe

¡¡¡ Sí hombre, está usté chalao, otro día voy a venir yo aquí!! decía Er Benja a voz en grito XD

Mola hacer excursiones desde el pueblo. :)

*V* dijo...

Bueno, me parto! XD doy fe que confusiones de esas son las más divertidas! (recuerdame que te cuente lo de las "gambillas" jajajajaja)