martes, enero 22, 2008

De reconocimientos

Y pensando, pensando, pensando....
Me puedo meter con él, pero eso está muy visto, lo hago siempre en persona porque sabe que me puede esa vena de aficionado histórico autodidacta y le gusta buscarme las cosquillas a la hora de comer (y es que no me extraña, soy facilona y caigo en seguida con cierto piques).
Puedo alabar sus virtudes (¿que virtudes? jajajaja...vale, que no, que no me meto con él) como novio que fué, como marido que es, como padre que es y será, como cuñado, como amigo, como hermano o simplemente como persona. Pero alabar con credibilidad es difícil, a mi me lo parece, y el halago gratuito sin que suene sincero no me inspira confianza.
Y es que al final, para la crítica o para el halago, siempre se hace lo mismo, haces un repaso del archivo vital y pasan mil batallitas rápidas por tu cabeza de esas que te dicen lo necesario de una persona. Y batallitas, batallitas, mil, claro, nos conocemos desde hace veinte años!
Dicen, que en los peores momentos, en esos en los que se vienen abajo los principios y las grandes verdades diarias, en los que de repente te das cuenta de qué es la realidad cómo si por primera vez abrieras los ojos, sale lo que somos cada uno de nosotros. Quizás por eso tambien algunos bajo presión trabajan mejor porque sale lo que de verdad somos y valemos. Quizás terminamos siempre volviendo a esos momentos y los convertimos en puntos de referencia porque suponen el momento en el que más reales fuimos. Sin trampa ni cartón.
Batallitas, batallitas...mil, claro, que son veinte años...pero al final con las que te quedas para valorar a una persona no son aquellas en las que más te has reido sino esas que demuestras cuan real eres, esas que te obligan a quitarte el disfraz diario y te hacen trabajar, como persona, bajo presión.
Y de esas hay muchas, y concretas, y suficientes como para hacer nuestra propia película de serie B dramática y de lágrima facil. Pero ¿para que? si siempre te puedes reir de todo tarde o temprano y si nos ponemos todos podemos hacer una lista de desgracias en plan competición dramática.
Así que cómo repaso si, consigue el aprobado con honores, claro, por haber sido más hermano que cuñado (que son muchos años y eso de las figuras familiares lo tenemos un pelín jodido), por haber tenido la paciencia necesaria en nuestra adolescencia regalándonos las conversaciones para las que otros no tenian paciencia (que cuando se le abrió la puerta de la Intimidad y se le cedieron una copia de las llaves conoció a dos niñas que pasaron a ser adolescentes insufribles en un tris), por haber demostrado con creces ser un marido modélico (y no, no, eso no se demuestra haciendo la cena sino haciendo propio el cancer del otro, haciendo reir al otro), por ser un padre que aprende para poder ser mejor padre cada día o, simplemente, por Ser, con virtudes y defectos y siendo consciente de ellos, que no es poco. Y es que a poco que hagas memoria siempre hay cosas por agradecer: mis diecisiete, horribles como los diecisiete de todo el mundo. Mario me llevó una semana de vacaciones de esas en las que no haces nada salvo charlar que ya es mucho cuando tus hormonas te dicen que nadie es bueno para charlar contigo. Y nunca he llegado a decirle lo que se lo agradezco.
Y al final caigo en el peloteo, si es que me puede la vena panfletera que ya me lo ha advertido otro Moulet XD
Cuando Mi contaba con unos miserables 10 añitos, al caballero le dió por instruirme en el mundo de los cantaautores para mi absolutamente desconocidos y recuerdo mil canciones, si, que ponían en casa cuando él y mi hermana se regalaban gestos aún a escondidas. Y me quedo, sin duda, con esta, porque era la que él decía que le recordaba a mi hermana y porque, claro, es mi hermana, y a mi eso de ver que hay alguien que lleva 20 años haciéndola felíz me hace estar en lo mismo. Y es que, al final y a fuerza de obligarme a fijarme en la letra hizo de esta canción una de mis preferidas porque me parecía lo mejor que nadie pudiera pensar sobre otra persona, porque decía mucho de quien lo pensaba.



Así que Felicidades guapo! gracias por regalarnos durante tantos años tu paciencia, tus consejos, tu música, tus miserias, tu felicidad y todo lo que hay en ti. (Conste que he sufrido mogollón por no poder meterme contigo! :D)

4 comentarios:

Pipilota dijo...

¡¡Felicidades Mario!! :D

Es verdad que al principio desconfiamos aquí mi prima y yo ... no esa prima no, la otra... no esa tampoco joer. ¡La Otra! XD

Uno de los malfamados Alex para nuestra Sita hmmm
 pero duró poco la desconfianza y como dice Vero el tiempo nos descubrió un señor de los pies a la cabeza.
Eres el mejor príncipe que Sita pudo encontrar y tuvo la suerte de encontrarte. Y yo me alegro tanto, tanto que no tengo palabras para agradecerte todo lo que le has dado, … eztooo, por que a mí personalmente, a parte de alguna que otra charla sobre tu periplo yo-yoeyero... ;P

Vale, es que me estaba saliendo a mí el pastel que intentaba evitar Vero :D

Y bueno, lo mismo el jueves cojo y me paso a por mi ración de tarta ya que creo que iré por vuestro barrio, y de paso te doy un tirón de orejas. Si te dejas, claro.

PD: Así aprovecho y conozco al nuevo miembro de la familia ^-^

PD2: Aunque con esta posdata primera me arriesgue a las furias de las madres... ya no tan recientes u_u

ROSA dijo...

Di que sí! Reconocimientos a quien se lo merece. A quien comparte su vida con nosotros. :p

el cuñao dijo...

juas esta si que es buena,resulta que entro y veo a mi cuñada y a pipilota que se les ha ido la pinza.Chicas, cuidaros la neurona que os queda, que sois muy jovenes.Ese hombre al que le dedicais estas lineas ¿quien es?.oh despues de veinte años y me doy cuenta que mi mujer me ha estado engañando todo este tiempo.Que triste.
Bueno ya en serio, espero seguir siendo como soy y seguir creciendo como persona,padre, marido, cuñao etc etc.Ya sabeis que el tiempo va dando mas temple y la verdad y hay que reconocerlo a mi me viene bien.
dos cosas nada mas una para Pipilota lo de principe es una coña tuya no?
y para la vero lo de gracias por tus miserias me lo explique oiga, creo que es lo mas bonito que se le puede decir a una persona jeje
supongo que cuando tengas pareja o lo que sea no le digas " gracias por tus miserias" no es una buena idea
besos

*V* dijo...

Es que mira que eres ¿eh?jajajajajaja
Ya te he explicado por teléfono que son las miserias!! además eso es un síntoma inequívoco de confianza!
da gracias que no me ha dado por contar la batallita de "el de los pantalones blancos" juas!
Pues si Rosa, esto del blog viene genial para los reconocimientos, yo se que me cebo, que me cebo pero mira así les hago la pelota que luego en persona no me sale :D