lunes, marzo 24, 2008

Cosas que pasan

Tener la tensión baja es divertido, no sólo te permite escuchar de boca de tu médico que te puedes dedicar libremente a la mala vida porque todo lo que te gusta y es políticamente incorrecto te viene de perlas (aunque luego diga que siempre negará habertelo dicho) sino que además es un instrumento ideal para perder lo que te pudiera quedar de sentido del ridículo porque las caidas brutales de tensión suponen muchas veces una caida física brutal en espacios públicos.
Si sumamos todos los golpes tontos que me he dado por ser un bicho patoso y distraido por definición junto con los golpes que me he dado por las bajadas de tensión podemos llegar a la conclusión de que he pasado más tiempo de lo que un bicho humano normal suele pasar en el suelo.
Además, a pesar de lo que nos hayan vendido en "Sissi", los desvanecimientos femeninos no son nada delicados. Para nada, no entiendo como nadie puede creer que cuando pierdes el conocimiento caes lentamente, aseguro que de las diez mil veces que me ha pasado nunca he caido delicadamente: he caido de boca y sin poner las manos provocando el pánico social y mi propio asombro al despertar y comprobar que milagrosamente conservaba todos mis dientes. He caido sobre objetos (personas, máquinas de tabaco, sillas...) lo que es bastante incomodo porque te genera unos moratones más propios de la violencia de género que del hecho de que tengas la tensión bajo mínimos. Y únicamente en un par de ocasiones he tenido la suerte de caer sobre alguien que tenga pocos reflejos para que en lugar de apartarse te coja (porque la gente, digan lo que digan, se aparta cuando ve que de repente una tia se va a desplomar encima suyo, se llama supervivencia).
Así que estaba yo el viernes tan felíz en modo dominguera alejada de los antros madrileños que tanto me apasionan y dedicada a la contemplación de las costumbres locales de la España profunda concentrada en pensamientos sobre cómo es posible que en todos los pueblos de esta nuestra España tenga que haber un Niñato macarra cuando repentinamente me puse taquicárdica perdía.
Más me hubiera gustado a mi que la taquicardia viniese de la contemplación de algo medianamente excitante, la verdad, pero no porque no es que haya demasiado que ver allá en los campos de Castilla. Automaticamente me fui al baño para hacer lo propio del momento, por absurdo que suela ser, que fue beber agua y que mi hermana, madre descastada que andaba de ruta nocturna, me confirmara que mi delicada piel había pasado del elegante tono grisaceo que conserva en invierno a un bonito tono verdoso que indicaba que algo no iba demasiado bien. Eso hizo que al salir del baño, y después de que David y Emilio confirmaran lo del tono verdoso de mi ser, decidiera la huida a mi hogar antes de volver a caer desplomada en ningún lugar público y suplicando a mis acompañantes que, por dios, me cogieran en caso de desplome, que luego una pasa dias dolorida y es un pelin incomodo.
Por supuesto estar en un sitio en el que tardas tres minutos en llegar a tu casa no es lo mismo y te permite desplomarte dignamente en tu cama, en Madrid puede ocurrir aquello de estamparte contra una máquina de tabaco y despertar con una multitud espectante y un camarero con cara de pánico no sea que deba revisar algún que otro detalle sobre el seguro del bar (sin contar con que la compañia en cuestión vaya a reirse de ti y del espectaculo lo que te queda de vida).

13 comentarios:

lablanky dijo...

No sabía yo eso, vaya, vaya... Casi 20 años juntas, y todavía me sorprendes... ¿Pero luego te pusiste bien?

Jan dijo...

Una nueva aventura de Vero.

Hija, qué graciosa eres. De verdad. Por muy verde que te pongas (¿Hulk?) sigues acrecentando tu condición de entrañable persona que vive en una permanente y sencilla aventura cotidiana.

Que no te extrañe que me ponga a flirtear con vos.

*V* dijo...

¿20 años?... ay.... tu si que me sorprendes, me acaba de salir otra cana por tu culpa. Perra.
Si hija si, fue una bajada de tensión tonta pero como ves mi vida es igual de apasionante que echar de comer a los patos y estoy capacitada para montarme un película con cualquier cosita!
Gracias Jan, ese es el problema de aburrirme como una mona, que termino montandome aventuras con cualquier cosita!;*

Anónimo dijo...

yo de mayor quiero tener una compañeros de trabajo como los del video!! que profesionales, que tu compañera se cae de boca sobre un escalon, no pasa nada, que le cae el decorado en la cabeza, no pasa nada, eso si que es saber estar ante la camara.
que graciosos los macarras de pueblo de metro y medio, con esa cabeza inclinada hacia a tras para poder amenazar a algo que no sea un pezon.
entre asmas y bajadas de tension menuda nochecita...

*V* dijo...

jajajajaja...si, a mi el video también me impactó... eso es profesionalidad y lo demás es tonteria!
Es verdad!! el asma, de eso me estuve acordando cuando lo escribia, de que el aire de la sierra no debe de ser tan bueno como dicen en vista de la de bajas que hubo!:D... mucho mejor la noche que iba a terminar con pan con jamon!jejejee
ay...el niño macarra despìerta mi bilis... que penita, que penita de engendro.

inesyalfon dijo...

a ver si vas a estar embarazada!!!!

*V* dijo...

jajajaja...calla, calla, no jodas! menos mal que se que no que si no me veo con una semana de paranoia que ya sabes que yo soy super hipocondriaca hasta con lo imposible! ;*

david dijo...

Por alusiones:

¿¡Que yo te dije que estabas verde!? Yo no recuerdo haberte visto verde. Te pude ver pálida o pude dar la razón a alguien, como a los locos, pero yo verde verde no te llamé. Como mucho vieja verde, en vista de tus acosos infantiles (ji ji), pero verde de color no sé no sé, que el cromatismo no es lo mío, cosa que supongo puede ser sorprendente en un pedazo fotógrafo como yo, así que repetiré enfatizando, El Cromatismo No Es Lo Mío.

Dicho lo cual quedo metidando los parecidos y las diferencias entre las palabras alusiones y abluciones, dum di dum di dum lerele.

*V* dijo...

No he dicho que me llamaras verde, he dicho que lo confirmaste, si. :P
Eh eh... yo no acose a ningún infante.... y no tengo la culpa de que estos jovenzuelos sean tan salaos!
Medicaté.

sti dijo...

1. Yo también tengo la tensión baja, y un médico me dijo una vez: "menos mal que fumas, si no te irías cayendo por los rincones". ¿Has probado a fumar? Es un vicio maravilloso y saludable. Mentira. Un asco.
2. Me he quedado de plástico con el video.

*V* dijo...

1. Cierto, cierto, es un vicio maravilloso y saludable... bueno quizás en parte no, pero si, fumo y aún así a veces me caigo por las esquinas!
2. Así me dejó a mi.... si yo me desplomo y mi compañera ni se inmuta.... algo cambiaría radicalmente en nuestra relación, fijo!.

ROSA dijo...

Pero tía... no sientes nada antes de desplomarte? No sé... una leve taquicardia o algo...
Cuídate y HAZLE CASO AL MÉDICO! Aprovecha tú que puedes!

Ah... y vaya capullos los del video, no?

*V* dijo...

si, si, taquicardia, pero es que yo para algunas cosas soy muy rapida (menos mal que no se aplica a todo! XD)
Y tarnquila Rosa, que en eso siempre le hago caso al médico XD