martes, abril 15, 2008

De máquinas

imagen_33070

 

Tengo una incapacidad natural para las máquinas, en general, y para las del gimnasio en particular.

Es así y debo asumirlo, soy gilipollas y no consigo que funcionen en condiciones, siempre están rotas para mi. Yo llego tan feliz y tan contenta, tras prepararme a conciencia en el vestuario con lo que yo entiendo que debe ser la equipación ideal de alguien que hace algo para no terminar con artrosis prematura, y me dirijo decididamente a mis chismes para empezar con mi improvisado recorrido deportivo (me jode llamar deportivo a lo que hago porque me veo más como una dominguera aburrida que como una deportista en ciernes, pero bueno, permitidme la licencia...).

Total, que como decía me dirijo derechita a la bici, esquivando vigoréxicos y barbies, intentando evitar decidir que canción me apetece escuchar cuando empiece a moverme no sea que mi compañero de sufridos sudores aparezca a su hora y me quede con las ganas de escuchar una canción por esa costumbre tan fea de ponernos a hablar compulsivamente. Y elijo bici. O lo intento.

El gimnasio hasta arriba, tres bicis vacías, y yo que me acerco a una a la misma velocidad a la que las abuelas enlacadas entran en el metro para quitarte el asiento a base de garrotazos y codazos. Llego a mi objetivo y .... no se enciende....¿por qué no se enciende?....coño, no se enciende..... mirada panorámica rápida y encuentro otra libre....atajo entre los mini pasillos que llegan a ella y le doy al botoncito.... no se enciende....y yo que tengo que empezar con bici porque soy así de maniática (y porque,dicho sea de paso, es la parte más agradable de todo el asunto)....golpeteo el botón compulsivamente a ver si va a ser que le estaba dando flojito.... no se enciende...porca miseria....enciendeteenciendeteenciendete....pero ¿por qué no te enciendes? ¿donde está el reset? que te enciendas!... y nada, y yo ya con el entrecejo fruncido, con dolores en la yema del dedo de tanto darle al botoncito, mirando mal a la bici y a la madre que la pario y pensando seriamente cambiar a un gimnasio que tenga las instalaciones en condiciones porque ya les vale tener bicis que se rompen cuando yo llego.....

Por suerte el hombre de la bici de al lado, creo que ligeramente asustado ante la posibilidad de que mi creciente ira contra el botoncito desencadenase una escena dantesca, me ha susurrado amablemente que quizás si movía el pedal se encendían las lucecitas y ya podría montarme en la bici para empezar a descargar toda mi adrenalina. Listillo, seguro que este es de los que saben hasta adaptar el sillín imposible ese que nadie tiene fuerza suficiente para mover.....

Afortunadamente mi compañero de dolorosos sudores gimnásticos ha llegado justo en el momento en el que iba a proceder a preguntarle al Listillo que si por casualidad no le importaría ayudarme a mover el sillín imposible para que me dejaran de colgar los pies y pudiera pedalear en lugar de empujar los pedales con la punta de la zapatilla (más que nada porque no le encuentro utilidad física a esa actividad).

Lo dicho, negada, soy negada para los chismes del gimnasio, lo reconozco, ya se que no tiene sentido y que su complejidad es la misma que la del mando a distancia, pero será cosa del karma, el caso es que las máquinas del gimnasio no se portan bien conmigo.

9 comentarios:

david dijo...

La combinación de las palabras "incapaz" y "para" me ha hecho estallar una vena en el cerebro, sospecho, por el latido turbio que tengo yo ahora mismo en la cabeza, ejem ejem.

Si es que... si eres así para todo, piltrafilla. Y lo peor es que en un tiempo (¿corto? ¿largo? da igual) te harás la puta ama del tema.

He visto el futuro y sé cómo termina esto. Y cualquiera que haya visto el episodio de Camera Café en el que Cañizares se pone a hacer Fitness lo ha visto también.

AROA dijo...

(sonido de risa escandalosa desde esta la oficina... )

pero dime que la laca no se te movió
porque no me engañes, mona V, tú te repeinas para ir, por si acaso...

Alf dijo...

JEJEJE, tiene que ser muy gracioso verte en el gym....Pero que muy gracioso

Anonima dijo...

no te preocupes por eso,la primera vez k fui al gimnasio miraba cada makina un minuto intentando averiguar su funcionamiento por la forma k tenia,como se movian las cosas y demas,hasta k m di cuenta de k habia un bello dibujo explicativo k podia ahorrarme muxa actividad cerebral xD
un saludo

*V* dijo...

jajajaja...Deivid, querido, yo se que milenios de amistad hacen que tengas una visión tan subjetiva sobre ciertas cosas mias pero, tio, si se me dan mal los chismes del gimnasio, se me dan, y no me preocupa! ;*
Mona A (eso leido rápido suena a "monaaaaaa" xDD), que va tia! el otro dia iba yo con los rizos al viento que además, con eso de tenerlo tan corto, cuando me puse a correr en la cinta no pare de repetir que parecia un Coker... pero pa la próxima me repeino que ya sabes que aunque esté corto lo puedo conseguir! :D
Alf...ya te gustaría a ti verme para poder reirte a conciencia....cuanta maldad, cuanta maldad ;P
jajajaja...no creas Anónima, si lo triste de esto es llevar en el gimnasio desde enero! pero memoria de pez que tiene una para ciertas cosas!... y los dibujos...en fin, no se en el tuyo pero en mi gimnasio doy fe de que para algunos carteles es necesario tener maña con los jeroglíficos!
Besos, varios.

Kazilar dijo...

See Please Here

GPS dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the GPS, I hope you enjoy. The address is http://gps-brasil.blogspot.com. A hug.

ROSA dijo...

Jajajajaj, en mi gimnasio tampoco funcionan!!! Pero chica, tampoco es tan difícil.
Tú dale al ON y cuando acabes al OFF! Seguro que eso no falla ;pppp

*V* dijo...

Nda, nada Rosa, que las de mi gimnasio por lo visto tienen truco y hay que darle al pedal XDD