miércoles, mayo 28, 2008

De adicciones




Soy adicta, en general. Tengo una bonita y férrea personalidad que me lleva a tender a las adicciones más absurdas que se puedan imaginar.
Soy adicta al chocolate, es así y me encanta. Lo adoro, desde pequeña. Y aunque mi adicción al chocolate me lleve a nublar mis profundos pensamientos sobre el color de las nubes y termine buscando desesperadamente una panadería para saciar mis fantasias sobre donuts de chocolate y superar así el síndrome de abstinencia, no me importa porque me encanta el chocolate. Zampabollos que es una.
No puedo vivir sin café. No tengo claros recuerdos de desayunar algo que no sea café. Imagino que no los tengo porque serían recuerdos insulsos que estaban ocupando un espacio innecesario en mi memoria. Yo, recién levantada sin café y sin posibilidades de tomarlo, soy mucho menos comunicativa y antipática (si cabe) y pienso con claridad y orden, lo que me pone de muy mal humor y me confunde.
Padezco una extraña adicción anual por los complementos. Si no son los pendientes que no utilizo son los bolsos de mil dimensiones, los collares que jamás utilizaré, los zapatos de precios abismales que jamás pagaría, las pulseras que me recuerdan que existe la posibilidad de que sea alérgica a algo o incluso los gorros que jamás me podré poner por tener el mismo tipo de pelo que Tina Turner (insufrible, vaya). Por suerte esta adicción mía a los complementos se limita al voayerismo porque aún me queda algo de cordura que me recuerda que debo conservar mi dinero para poder gastarlo en café, chocolate y...
.... y tabaco, soy fumadora desde mi más tierna infancia, aunque no de acto. Mi primer cigarro fue un lápiz. En mi tierna infancia me dedicaba a deambular por la casa con unas medias a modo de guantes y un lápiz en un intento bastante cutre de imitar a Gilda (no tengo muy claro por qué, la verdad)... así que a pesar de los cabreos de mi madre ante la perspectiva de otra fumadora en casa, se veía venir que yo iba a terminar fumando. Y me gusta, que le vamos a hacer.
Por supuesto soy adicta a Internet porque se ha convertido en parte de mi rutina llegar a casa, comprobar el correo, estar conectada aunque no esté conectada, leer lo que las mentes ajenas desean compartir y tratar con mi banco a través de una pantalla (mucho más agradable que ir a la sucursal, sin duda).
Estoy desarrollando una estúpida adicción a perder el metro (y el conductor del metro está desarrollando una adicción aún más estúpida a cerrarme las puertas justo en el momento en el que me ve aparecer en el anden y hago el amago de dar el triple salto mortal para montar en el vagón).
Siempre he sido adicta a hablar sin decir nada y a jugar con la comunicación, que las construcciones del tipo sujeto-verbo-predicado están muy vistas y el lenguaje no verbal está infravalorado.
Y si me pongo no paro...soy adicta a los artículos de papelería, a los folios en blanco, a las coletillas, a tener siempre una canción en la cabeza, a hacer planes para que terminen por no cumplirse nunca y yo pueda decir eso tan irreal de que nunca hago planes, a limpiar para poder desordenar y volver a moverme a gusto en el caos, a dejar las cosas a medias, a cambiar los muebles de sitio, a crearme rutinas innecesarias...y sobre todo, estoy desarrollando un extraña adicción a hacer listas jodidamente absurdas sobre todo.

y la foto, de ahí

7 comentarios:

Pipilota dijo...

hmmm pues yo... me estoy quitando. Solamente me pongo de vez en cuando ;P

Anonima dijo...

Comparto contigo un par de adicciones,como el cafe y el chocolate.
Y si pienso k mis manias son adicciones,entonces la lista no acabaria nunca xD
interesante publicacion
un saludo

inesyalfon dijo...

yo soy adicta a los videos...y creo que nada mas...ah si! a hacerle cariñitos a byron en la tripa...

luego tengo adicciones de la semana, claro, pero eso no cuenta, no?

martin dijo...

A alguna droga dura?
al tranquimazín?
al lexatín?
No?




Entonces, no se preocupe usted demasiado...


Saludos

Alf dijo...

aissss que harias sin cafe tabaco y chocoate.
me aburro en requena.

besos

*V* dijo...

Si es solo de vez en cuando estupendo entonces PI ;D

Yo es que soy adicta a mis manias tambien, así que ahora que lo dices, es verdad, la lista podría ser infinita!! :D

Inés, por lo menos tu adicción a los videos es productiva!... ¿adicciones por semana? esas cuentan también, de hecho me das envidia y creo que voy a empezar a tenerlas yo tambien! xD

Que va Martin, lo más patético del asunto es que las drogas oficiales me sientan fatal...soy una yonki pésima a pesar de mis esfuerzos!

Me da a mi que el aburrimiento tambien es adictivo ¿eh?... y yo sin tabaco y sin chocolate soy un bicho bastante desagradable, la verdad.

ROSA dijo...

Nena, que ostión me he pegado al leer tu post, ajajajaja
Estoy a dieta y lo primero que he leído ha sido CHOCOLATE... mmmmmmmmmmmhhhhhhhhhhhhhhhhh... mmmmmmmmmmmmmmhhhhhhhhhhhhhhhhh....
me ca' en tó! Puta dieta!
Y pensar que yo tambien tengo adicción ... oooooommmmmmmm