lunes, mayo 19, 2008

De conducir




Cuando cumples los 18 años empiezan a repetirse una serie de cuestiones por parte de la gente que te rodea. La primera pregunta que empieza a ser recurrente es esa en la que se plasma el interés del Respetable para saber si estás embarazada cada vez que la gastroenteritis te ataca y te obliga a vomitar compulsivamente. Deduzco que esto se debe a que nadie les ha explicado que te puedes quedar preñada antes de los 18 y que, aún así, ellos no saben algo que tu si sabes y es que existen formas para no quedarte embarazada que nada tienen que ver con la abstinencia. Por supuesto a ti te da pena darte cuenta repentinamente de la desinformación de tu grupo social, lo que te sorprende es que a pesar de desconocer la existencia de métodos anticonceptivos o medios alternativos,ninguno tenga niños. Claro que lo mismo ellos a la gastroenteritis lo llaman embarazo, a saber.

La otra pregunta que te tortura constantemente es la que hace referencia a tu movilidad...¿y no te vas a sacar el carnet de conducir? ¿y cuando te vas a sacar el carnet de conducir? ¿no crees que deberías sacarte el carnet de conducir?...y es que por lo visto que te permitan hacer algo a partir de determinada edad se convierte en obligación, así que tu derecho a tener carnet de conducir a partir de los 18 se convierte en un deber social. Debes sacarte el carnet de conducir de la misma forma que no debes vomitar a no ser que estés embarazada (creo que los hombres no vomitan y si lo hacen es por culpa de la resaca).

Total, que a base de oírlo empiezas a creer que es cierto, que lo necesitas, necesitas tener el carnet de conducir, aunque no tengas coche ni dinero para mantenerlo ni vayas a utilizar el carnet hasta que pase de ser una cartulina rosa a una mini tarjeta electrónica, da igual, debes tenerlo en la cartera para certificar que has cumplido con el rito de paso más característico de tu sociedad, sacarte el carnet de conducir. También se te mete en la cabeza la idea de que en algún momento de tu vida tendrás que ser madre (hasta que descubres que los gatos son infinitamente menos molestos y más baratos que los niños), incluso te círculo social une ambos deberes, el de tener un niño y el carnet de conducir porque...."¿qué vas a hacer el día de mañana cuando tengas un niño y le tengas que llevar de urgencias al médico?!".... claro, ponte a explicar que eso que te están contando no te suena que te vaya a pasar porque afortunadamente el veterinario vive a dos portales del tuyo y llevar al gato en coche iba a ser una gilipollez... pero claro, explicale al personal que, a pesar de ser mujer en edad fertil, lo de tener descendencia es algo que no te has planteado y que lo mismo hasta no te importaría cometer un crimen contra la ley de la supervivencia y limitarte a tener gatos en lugar de niños.

Nada, imposible, hay cumplir con los roles y aseverar que no sólo te planteas tener el carnet de conducir sino que además el sueño de tu vida es comprarte un mono volumen para poder transportar a urgencias a tus quintillizos cuando tengan fiebre. Así la gente se queda más tranquila porque no sólo te vas a sacar el carnet de conducir sino que además van a poder marujear a gusto porque vas a someterte a la inseminación artificial.

Pues a pesar de saber que para sentirme un miembro efectivo del mi grupo social debo cumplir con determinadas cosas aunque no me gusten, estoy incapacitada para sacarme el puñetero carnet de conducir. Y no, no es que me haya presentado en algún momento de mi vida ni tan siquiera al teórico, no. Es que ni me he esforzado. Yo soy del tipo de personas que se apuntan a la autoescuela, hacen un par de test y dejan el librito azul olvidado en algún bolso que jamás vas a volver a usar. Así, de vez en cuando, te encuentras el libro y, como te aburres, lo vuelves a intentar leer. Es algo así como cuando dices que vas a dejar de fumar (mentira cochina) y te compras una hucha para echar el dinero que te gastas en tabaco en ella. Al final terminas cogiendo un abrelatas para reventar la hucha y poder gastarte el dinero en comprarte aquello que jamás necesitaste (por supuesto entre tienda y tienda te echas tus pitis tan ricamente y te das cuenta de que el planazo no ha servido de nada).

Pues para mi lo de conducir es lo mismo, me apunto a la autoescuela y así cuando me preguntan que qué tal llevo lo del carnet me limito a decir que bien, que estoy en ello....excusa que sólo te dura cuatro años, luego la gente se vuelve a poner tensa porque notan que no te lo estás tomando en serio.
Pero en serio, es que no puedo, no me centro. Las señales de tráfico me parecen cachondísimas (venga, que la del coche cayendo al agua de coña!), la parte de mecánica me parece un soberano tostón (si al final siempre se jode la junta de culata...) y el hecho de ponerme a conducir me da pánico (lo reconozco) y pereza porque me apetece verme metida en el tráfico madrileño lo mismo, lo mismo, que echarle de comer a los patos.
Aún así, una cumple con las tradiciones sociales, y hoy me he descubierto, por décimo año, consecutivo sacando de paseo al libro de la autoescuela. Menos mal que solo sale una vez al año y que lo hago porque sé lo mucho que os entretiene preguntarme que cuando me lo voy a sacar.


10 comentarios:

Verónica dijo...

Niña, niña, niña .... Además del nombre, estoy descubriendo que tenemos unas cuantas cosas más en común. Con una pequeña diferencia, claro: yo no sólo no tengo carnet sino que jamás me he planteado tenerlo. Vamos, que ni me he llegado a acercar nunca a una autoescuela, ni me he sentado ante un volante, ni, hasta hace poco que me dió por preguntar, sabía cuantos pedales tenía un coche.

Y, tan fresca, oye. En mi caso hay un condicionante especifíco que no viene al caso, gracias al cual, durante decenios, nadie me preguntó por qué no me quería sacar el dichoso carnet. De esa parte me he librado. Pero, desde hace unos años, como que quien me va conociendo da por sentado que es algo que poseo y se quedan como alucinados al saber que no, que voy de copilota (ahora, que mi plural sí tiene carnet y sí, menos mal, tiene coche) y que, antes, iba siempre de peatona. Y que eso no me ha impedido nunca salir de viaje cuando he querido, recorrer los lugares que me ha dado la gana y estar, en cada momento, donde me ha apetecido.

Esta claro, tú y yo no semos seres normales, chiquilla. ¿Cómo podemos vivir en este mundo sin el carnet de marras?

vega dijo...

creo que el carné de conducir y la selectividad tienen una función básica: demostrarnos que podemos hacer cosas que creemos no poder hacer.
pero si no te interesa conducir ni tener niños... déjalo!

(yo tampoco quiero tener niños y me he reído mucho leyéndote)
besos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues yo ni tengo carnet de conducir, ni me lo quiero sacar, ni me he planteado nunca sacármelo, ni me he apuntado nunca en autoescuela alguna...

Niños, en cambio, sí me gustaría, pero me falta la voluntaria... Ahora bien, quien los tenga, que los tenga porque los quiere. Que hay demasiada gente que, como dices, lo hace por cumplir roles sociales y casi como si fueran mascotas...

Anonima dijo...

hola¡
trankila,yo tengo 21 años y no tengo carnet,ua vez m apunte a la autoescuela,casi obligada,y perdi el dinero... y no lo he vuelto a hacer.
Lo mas curioso es que muxas veces pienso en la comodidad de tener coxe en cuanto a tiempo,pero luego pienso en los parkings,los atascos,la gasolina y demas gastos, y me subo al tranvia.

un saludo

inesyalfon dijo...

como looser de entre los loosers...yo tengo el carnet (me lo saque tarde, eso si) pero como nunca he tenido coche, se me ha olvidado conducir...de lo peorcito...

aroa dijo...

sí, vega lleva razón...
yo pensé.. fíjate qué agorera, que no llegaría a la selectividad ... luego me inventé mil excusas bobas por si acaso suspendía... eso que todo el mundo aprueba...

luego el carnet, a la cuarta... escuchando a mi madre: 'hija habiendo cada cenutrio conduciendo, cómo suspendes tanto... a ver si tienes algún problemilla'

y, estimadísima personilla divorciada en mis sueños que se ve chiquitina a lo lejos de las calles, si te sacas el carnet, en dos coches, al menos, no habrá ruido musical
piensa en la ecología acústica

*V* dijo...

Pues yo reconozco, Verónica, que a veces también me acuerdo de no tener el carnet de las narices (aunque he de agradecer que me rodeo de tipos estupendos que hacen las veces de taxistas!)... pero bien pensado, nos ahorramos un todo el estres que generan los atascos!
Vega!...pues ahora que lo dices... a mi la verdad es que la selectividad tampoco me llamó la atención para nada... si al final esto va a ser cuestión de chuleria, que me pongo en plan "no es que no pueda, es que no quiero!".. un alegrón verte por estos lares!
Juan, te digo lo mismo que a Verónica, yo reconozco que a veces me dan ganas de tenerlo, por eso de no parar quieta ni un minuto! pero si que es verdad que los medios de transporte público suelen ser más rápidos...aunque si me he planteado que las motos son una buena alternativa tanto para el metro como para el coche..mm.... y nada, lo de los niños me parece estupendo, esa es la forma en la que hay que tenerlos, con ganas! ;D
Anónima, tu eres de las mias entonces... pero no es una perdida de dinero, es una inversión altruista a una empresa!además, no sé en el tranvia pero te aseguro que el metro te enseña mucho de la condición humana! xDD
Nesi! nada, nada, ahora como londoner lo que tienes que hacer es aprender a conducir a la manera inglesa!;*
Aroa... ese es un gran motivo... dos coches con música hortera por Madrid..mmm.... ¿divorciada y chiquitita por las calles?jajaja..que maligna, si es que ya te estoy viendo mover las antenas! xDD
Besos en general!

ROSA dijo...

Tranquila, querida.
Cuando lo necesites, ya te lo sacarás... eso sí no hagas como yo.
Después de 5 examenes teóricos y 2 prácticos (o sea, una pasta que te cag...piiiiiiiiiip)no cojo el coche pq me da miedo llevarlo por BCN... Eso sí, voy en mi moto más bien que toas' las cosas!

sti dijo...

Yo también llevo apuntada en la autoescuela la friolera de 7 años. Y no, tampoco me lo he sacado. Ya no sé qué más argumentos darme a mí misma. Pero es que me manejo perfecto con mi bici y con mi ciclomotor a 50 por hora. Hasta me da ternura cuando se me suben los caracoles a las ruedas por la Castellana.

*V* dijo...

Pues nena, yo que tu ni me preocupaba por los argumentos porque teniendo bici o motillo ( a mi eso de la moto cada vez me llama más la atención, es todo un descubrimiento...)y para los viajes largos un tipo muy sabio invento los aviones!! :D