miércoles, junio 18, 2008

La del avestruz




Se me dan bien los espacios abiertos. Es decir, soy una peatona de calidad. A pesar de que parezca una "peatona kamikaze" en el fondo no es así, simplemente aprovecho mis dimensiones para colarme entre los recobecos de los que el resto de peatones no hacen uso para acortar el espacio y el tiempo (cosas de bajitos, dicen). Soy a los peatones lo que Valentino Rossi a Gp: velocidad y destreza.

Pero en espacios cerrados soy algo así como un mini elefante hiperactivo en una cacharreria. Me tropiezo, me choco, me resbalo y me golpeo con todos los seres vivos y materiales que allí residen. Vamos, que siguiendo con la línea comparativa podemos decir que soy, como habitante de oficina, lo que el pato donald es como habitante..... en general.

Termina pasando lo que termina pasando, accidentes múltiples.

En situación: me levanto dignamente de mi silla, como la mesa es mega moderna con mil picos, me doy con un pico para rebotar y terminar en el otro. Vale, no pasa nada, tengo dos bonitas marcas en ambos muslos que resisten ya lo que sea.

Camino con esa dignidad y esa mirada al infinito que sólo un miope posee y que te da ese aire circunspecto e interesante digno de pasarela, giro la esquina...hostia en el hombro con la esquina. J. S. de M. me mira con la ceja levantada y me pregunta ¿estas bien?. Risa floja de esta que denota que te planteas lo felices que deben ser los avestruces. Si, si, tranquilo... y le digo las cuatro palabras super importantes que iba a decirle: ha dicho que no.

Así que me doy la vuelta con la suficiente dignidad como para que olvide lo anterior y de repente, el hombre gigante de la oficina sale de la nada y me le trago.... pero no el típico choque frontal rápido en el que a lo sumo te llevas un golpe en la frente, no. Teniendo en cuenta que el hombre en cuestión me saca cuatro cabezas y cuatro cuerpos, eso hace que el choque sea del tipo "abrazo", dícese, mi cabeza queda apoyada sobre su pecho casi a la altura del ombligo, con la mejilla aplastada contra el y mis brazos terminan alrededor de su cintura expandidos, como si repentinamente me hubiera convertido en un dibujo animado.

Yo que miro hacia arriba, para tener claro con quien de la oficina he llegado a esos niveles de confianza, y él que mira hacia abajo para saber quien es la que se ha echado a sus brazos así de repente.

Y a mi, que en estos casos siempre se me ocurren frases surrelistas ( digo surrealistas por mantener la dignidad y no decir absurdas), lo que se me ocurre decirle no es un coherente Lo siento o un Disculpa...no, yo prefiero decir es que me voy chocando, como si fuera buscando gente por la vida para chocarme en plan abrazos gratis.

Y J. S. de M. que repite con la ceja aún más levantada ¿estas bien?. Y yo que he llegado al punto en el que definitivamente quiero ser un avestruz. Y el señor gigante que a estas alturas cree que soy la que reparte abrazos por la oficina.

Se me dan infinitamente mejor los espacios abiertos, sin duda.

13 comentarios:

game gambling online lottery dijo...

Probably I can say with this blog make, more some interesting topics.

Kraxpelax dijo...

Hopefully my art will be of interest.
Ping Desktop / Laptop Wallpapers
http://screenfonds.blogspot.com/
Peter Ingestad, Sweden

lotto sweepstakes dijo...

This blog could be more exciting if you can create another topic that everyone can relate on.

RBD dijo...

Mi estimada V,

Yo sé que está mal y que es pecado reírse de las desgracias ajenas, pero es que estoy aguado de la risa con tu anécdota, pero sobre todo tu manera de relatarla. Y es que tengo el problema de que todo me lo imagino y has quedado divertidísima cuando tropezaste con/abrazaste al gigante de tu oficina.

Te mando un abrazo grande y espero que encuentres algún unguento para curar tus golpes en el cuerpo, que los de la dignidad se curan riéndose de ellos.

Rafa Barceló Durazo

Jan dijo...

Pues recobecos va con v.

V de Vero.

Susana dijo...

jajajajaja

¡qué gansa! yo también te he imaginado y estoy partiéndome de la risa yo sola en el salón ¡qué fuerte!.

Un beso y cuidado

mars dijo...

si es k a nuestra niña se le da de miedo hacernos reir con sus historias para no dormir

xk vas abrazando a gente que no conoces de nada??

*V* dijo...

Alegria! tengo la fiesta de los Spam en mi blog!!

Querido Rafa, que no te remuerda reirte la conciencia de los males ajenos, al menos de los mios, porque estamos de acuerdo, de las cosas es mejor reirse ;D

Jan: santo dios que gran golpe le he dado a la Rae! y ahí se va a quedar como gran muestra de mi ignorancia (aunque he de decir que tenia un 50% de posibilidades de acertar y para ser la primera vez en mi vida que escribo esa palabra no está mal!)

Su: Si yo tengo cuidado! pero es que la gente sale de repente de la nada!

Mars:abrazo a la gente porque soy muyyyy cariñosa y reparto amoooooor! ;P

Mil besos, así, en general.

ROSA dijo...

Jajajaja, eso me pasa a mí por las mañanas!!!!
Todas y digo TODAS las mañanas me cosco un moratón nuevo!
Mi marido se ríe muchísimo y además, lo sazono con la mala uva que me acompaña a las 6.30am!

sti dijo...

Yo, que soy una malpensada de mente calenturienta, me he imaginado la siguiente secuencia de la historia:el gigante de tu oficina dándose un homenaje onanístico en el baño, recordando ese "abrazo gratis".

Anonima dijo...

weno V, muxas gracias por tus comentarios en este blog,y tu link hacia el
en breves momentos sera eliminado de la blogesfera,pero tendras noticiaas del otro k creare.
un saludo

aroa dijo...

cómo puedes secuenciar algo que sucede en un minuto tanto como para historiarlo ? me admira esa capacidad mona
joe... yo que soy de resumir
salá

*V* dijo...

Rosita guapa cuidate que como sigas así el día de tu boda vas a estar morada! ;D

aaaah!! diosss!! Stiii!! que visión!!!jajajaj...joder, ahora cada vez que vea al Gigante voy a pensar que mata sus horas laborales pajeandose a la mínima!

De nada Anónima, y ya recibirimos esas noticias tuyas.

Arogüi...porque tengo la cabeza fatal de tanta beca y tanta historia! (eso y que me aburro mogollón en el metro!)... mona!