sábado, septiembre 06, 2008

De vueltas al cole



Qué país por dios.

El otro día me dí cuenta de que había empezado la vuelta al cole, sobre todo cuando me descubrí que me había vuelto a poner guerrera por haber leído en uno de estos periódicos gratuitos la opinión de una familia de bien (de buena moral, se entiende o pretendían dar a entender) sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía (asignatura mucho más conocida que cualquier otra del sistema educativo por tener más tirón mediático que la Beckam). La buena familia en cuestión, que venía precedida por una foto de esas que te ponen los pelos como escarpias, mantenía que era una asignatura que pretendía adoctrinar a sus hijos y que no estaban dispuestos a que a sus hijos en el cole les contaran cosas como que Cuba era un ejemplo de un país sostenible....
Me dió que pensar, la verdad, no me quedó claro si estaban en contra de la existencia de Cuba en el mundo y lo que pretendían era educar a una generación que ignorara directamente la existencia de ese país o si lo que pretenden que se les cuente a las criaturas es una historia en la que se asemeje a Fidel con Satán y a los cubanos con los habitantes de Sodoma y Gomorra. Por supuesto yo soy de las que están a favor de que determinados dirigentes deberían de ser presentados como la reencarnación del mal (mi primer voto iría para Bush, sin duda) pero si Cuba es un ejemplo de sostenibilidad por aquello del bloqueo internacional y de ese sistema tan poco ético que posee, es algo que no se puede ignorar. En cualquier caso, y polémicas políticas subjetivas al margen, andaba yo preocupada en que dicha asignatura le estuviera robando a la Historia un ejemplo que le pertenece y me fui decidida a la página del MEC que, al fin y al cabo, es en donde entiendo que esta gente se había mirado el programa de la asignatura (porque me preocupaba que alguien comprara un libro de texto, se leyese los contenidos solo para terminar de decidir lo que ya tenían decidido: que sus hijos iban a "objetar"...)para confirmar el programa de la famosisima asignatura en cuestión.
Pues bien, yo debo de ser ciega pero, de los dos programas curriculares establecidos por el Ministerio, ni uno menciona a Cuba...eso si, me quedó claro que a lo que se referían realmente con adoctrinamiento es que lo que no quieren es que a sus criaturas se les cuente en el cole nada sobre variedad sexual , igualdad de género o violencia acompañado todo ello de materiales didácticos tan horrorosos como los debates (brrr), los trabajos de "investigación" (ggggrrr) o, dios mio, entrevistas que les lleven a tener contacto con gente distinta (aggggg). Así que terminé pensando que, cuando esta buena familia hablaba de adoctrinar o se quejaba de la existencia de Cuba, estaban realizando una campaña en contra de la Historia o de las Matemáticas que, al fin y al cabo, ambas niegan muchos mitos y, poniéndonos puristas, también podrían ser tachadas de querer adoctrinar, y es que si por lo que abogas es porque nadie, absolutamente nadie, debe controlar la educación que tus hijos reciben, en ese caso los demás debemos permanecer atentos y observar cómo educas, pongamos, a un futuro Hitler y quedarnos tan tranquilos.
Prefiero pensar eso, la verdad, a pensar que se está empezando a considerar adoctrinamiento a que el Estado haya decidido por fin proporcionar valores al margen de cualquier religión, a que se les hable de diferencias de género, de religión, políticas, económicas y, ante todo, culturales que existen y que todas y cada una de esas opciones merecen un respeto. No estaría de más, de todas formas, que esos periódicos o programas que se hacen eco de estas posturas en contra de esta asignatura les preguntaran a qué se refieren exactamente con adoctrinamiento y que les pidieran que explicasen cuales son esos valores con los que choca la asignatura, con el programa de la misma delante, claro. O ya puestos yo ya me pongo radical y casi estoy por pedir que, oh dios mio, se nos envíe a todos y cada uno de los ciudadanos de este país el programa de todas las asignaturas obligatorias que se van a impartir en los centros educativos para que todos podamos decidir que va en contra de nuestros principios, total así si has odiado siempre las matemáticas puedes alegar que quieres que tus hijos objeten porque se les están proporcionando valores con los que tu no comulgas....
Pero así están las cosas, la gente se revuelve en contra de una asignatura impartida y elaborada por filósofos, sociólogos y antropólogos (almas diabólicas que buscan el adoctrinamiento, malignos!) pero se quedan tan tranquilos viendo como se concede en un programa de televisión una entrevista a una mujer que, al margen de su posible maltrato o no, ha decidido defender que es absolutamente legítimo que su pareja le de una paliza a una persona hasta llevarle practicamente a la muerte.... y que se la pague por ir allí... y que se vea y se anuncie.... y que ella todo lo justifique diciendo que es que esa persona se había metido en donde no la llamaban, en sus valores propios por lo visto, y claro eso justifica que se le pegue una paliza... casi de la misma forma que el hecho de que una asignatura trate en las aulas, por fin, la situación social real actual, pueda dar lugar a opiniones sin fundamento que se ven respaldadas por los medios de comunicación y que a lo único que llevan es a extender el "pánico" entorno a una mentira. ¿Esto no paso ya en el año 1000?
Por supuesto, puedo estar equivocada, sin duda cualquier asignatura siempre es mejorable pero objetar contra el conocimiento me parece deleznable. Será que yo mantengo la ilusión utópica de una educación diferente, no quiero ni pensar la que se liaría si planteas la creación de una asigantura de Sexualidad....



4 comentarios:

david dijo...

¿Me puedes explicar qué mitos han negado las matemáticas? Es que a mí no se me ocure ninguno ò_ó

Y educar ciudadanos es blasfemo. A los ciudadanos se los adiestra, no se los educa. Que para algo son rebaño, y comulgan, y se arrodillan cuando se les dice, y marcan la casillita buena en lo de la Declaración de la Renta.

*V* dijo...

No seré yo la que tome el nombre de la matemática en vano para que luego estés torturandome lo que me queda de vida ;D
(Y nada de preguntas concretas, por Dios, que desvelan mi pública ignorancia)

Cierto, el problema es educar...si sabía yo que se me estaba escapando.... :S

aroa dijo...

ay, qué entrañable diálogo.. jiji

sobre las matemáticas, nada digo, porque fueron para mí un martirio y en su momento si las hubieran erradicado del plan de estudios después de aprender a sumar, restar y demás vainas que sí uso (por ejemplo, cuando llega la factura del teléfono sé dividir entre cuatro ... a ver a cuanto tocamos...) hubiera sido una adolescente mucho menos preocupada...

(pa no decir nada, acabo de decir algo terrible... verdad sujeto de arriba?, tengo miedo ahora)

sobre Educación para la Ciudadanía... miedo me dan espe y consejeros con esa facilidad suya de invitar al pueblo andante a objetar. De un partido que seguiría negando el matrimonio homosexual era de esperar que no quisiera que en "sus" coles se explique como algo normal, maravilloso, un derecho. Por qué dará tanto miedo lo diferente a ellos a esta gente. Sabrán que están equivocados, o bueno que lo suyo es una opción entre mil, y temen que la gente huya a por lo sano, lo ético, lo que se van a encontrar sus niños en el patio del colegio. Ay, no sé.

*V* dijo...

arogüiii.... eres valiente, te admiro.... no se cuales serán las represalias por tus palabras hacia las matemáticas pero... eres valiente! ;D

Pues si, da miedo, pensar que realmente haya un buen montón de personas a las que les cuesta tanto no sólo reconocer derechos sino, lo peor, entender que son derechos... o que no entiendan lo diferente, o que intenten dogmatizar tachando de dogma lo que no lo es...
En fin, que país.
;*