martes, marzo 10, 2009

De gatos




Que vayamos por la vida diciendo que nuestro gato, nuestro perro, nuestro canario, nuestra cucaracha o la extraña variedad que hayamos adoptado para que nos aguante como paciente mascota, tiene algún tipo de locura solo significa que el grado de desquiciamiento del animal es directamente proporcional al nuestro. O menor, incluso.

A mi me pasa con mi bicho. Me paso la vida relatando que mi gata está tarada, que es una loca de la vida, que tiene algún tipo de desquiciamiento felino imposible de tratar, pero la verdad es que si yo fuese ella y lo único que pudiese decir es "¿miau?" (sin ni siquiera tener cejas que levantar) estaría al borde del suicidio mascotil (de hecho sus siestas en la ventana cada vez se parecen más a amagos de suicidio que a apacibles perdidas de tiempo).Y es que no es lo mismo lo que somos cuando hablamos de nuestros bichos torturados lejos de ellos que cómo nos comportamos con ellos.

Hablaré de mi, porque si algo tenemos en común todos los desquiciados que disfrutamos teniendo animalitos en casa para torturar es que todos nos consideramos los mejores dueños del mundo (como los aludidos no pueden defenderse pues siempre cuela) y no es plan de ofender al Respetable.

Pues bien, si analizamos un día cualquiera en la vida de mi minina puede resultar normal que después de cuatro años tenga algún que otro motivo para poseer algún que otro desequilibrio. Diariamente se despierta con un estridente y entusiasta sonido agudo constante. Digo se despierta porque es evidente que el despertador no tiene el mismo efecto en nosotras. Desde mi punto de vista el asunto es así "que mona mi gata que cuando suena el despertador maulla y viene a darme con la patita en la cara para ayudarme a desperezarme... y luego desayunamos juntas". Bien, si ella pudiera contarlo sería "todos los días, todos, empieza a sonar el ruido infernal que tiene machacados mis finisimos tímpanos y la muy zorra permanece allí, con los ojos cerrados, esperando a ver mi reacción...y da igual, haga lo que haga, le grito, me desgañito, salto...hasta la pego...y nada de nada, lo peor es que encima sonrie! cruel, eso es lo que es...cruel. Y cuando al fin el ruido termina, me dice que vamos a comer, y yo que aun recuerdo lo que es la comida me hago ilusiones pero.... me hecha en un trozo de plástico con forma de plato un montón de bolitas de paja para decirme, con saña "está rico ¿eh?"...tuputamadrebonita!.. confieso que a veces soy incauta y entro al baño cuando se está duchando y entonces...entonces me moja, me moja!!"

Lo que para mi es volver a casa y jugar con mi gata...visto desde otro punto de vista podría ser "pues no llega, y me ve dormida, feliz, cómoda, tranquila de la vida...y entonces me coge de los bigotes, de las orejas, me menea, me pregunta irónicamente que qué hago dormida (cuando es evidente que mientras te pegan una paliza no puedes dormir...) me levanta y encima me tira una pelota, o un lazo o cualquier chuminada y me dice que lo coja.... ¿por qué? ¿qué tiene de divertido que juguemos a que soy tu criada si, además, yo estaba durmiendo?! ¿por qué has vuelto?! mira la tele, corre, mira la tele... pero ella sigue a veces con lo de guapa, reina...pero otras, otras empieza con eso de que si cosa gorda, cosa peluda... mira quien fue hablar!... y de repente, sin venir a cuento, se pone a hablar conmigo... de todo! que si el trabajo estresante, que si te acuerdas de vete a saber qué... no-me-importa-soy-un-gato!.... insufrible, insufrible".

Por supuesto yo jamás lo contaría así. Es preferible decir que mi gata está loca y que de repente pone las orejas hacia atrás y se engancha de la mano o la pierna, porque es juguetona (no porque me quiera matar...), que la encanta despertarse conmigo por las mañanas, que parece que te escucha cuando la hablas y que no se cansa de que la hagas mimos a cualquier hora. Si de repente despiertas por la noche y te está mirando crees que es porque está pendiente de tu seguridad y los ruidos...y no porque esté pensando cómo acabar contigo. Si la ves en la ventana es porque está tomando el sol no porque se quiera suicidar. Si maulla de noche es porque se ha vuelto loca no porque esté pidiendo socorro. Y, por supuesto, cuando corre porla casa no es porque huya de ti, es porque (como no) quiere jugar (como si fueran niños eternos, vamos...).

Pero esto nos pasa a todos ¿no?
La de la foto es Lua, por supuesto.

4 comentarios:

Verónica dijo...

Lua, bonito nombre. Tras cuatro años, seguro que ya está acostumbrada a todo, incluso a tí, niña, no te preocupes.

La mía se llamaba Lía, era una gata compartida. No vivía conmigo pero ero yo quien la cuidaba, así que, para el caso, sirve. A veces nos levantábamos juntas, y, todavía hoy, recuerdo ese desayunar acompañada .....

lentejas dijo...

La mía era Vilma, ocho años maullando nada más que me oía entrar al portal y esperándome en la puerta...¿Me estaría echando la bronca como la madre de un adolescente o es que me echaba de menos?
Durmió enredada conmigo 8 añitos, no será porque se sentía tan mal, aunque, claro, somos lo único que tienen, no sabemos si preferirían cazar libres y pasar calamidades o vivir en un zoo, en vez de aguantarnos de compañeros de piso...

Yo no sé si ellos serán muy felices con nosotros (yo ahora tengo un hamster enjaulado más de la mitad del día), pero a mí me dan la vida...

Jan dijo...

Mi perro sí está loco. Esta noche estaba emocionado tocando el bajo por mi casa como si estuviese sobre un escenario y no me ha dejado porque se ha puesto a ladrar como un poseso. ¿Qué pasa? ¿Toco tan mal?

Y además, no entiendo por qué me mira con cara de póker cuando me pongo a bailar frente a él. Me mira y a los cinco segundos se lanza hacia mí. Creo que se preocupa y piensa "¿Qué le ha dado a este chalado?"

*V* dijo...

Pfff... no te creas Verónica, hemos cogido la bonita costumbre de putearnos mutuamente y no se yo hasta que punto nos acostumbramos... lo único que puedo asegurar es que yo la echaria de menos un horror!... ¿y lo de tener un gato o un bicho similar no te apetece?? tienen su encanto ¿eh? ;*


¿la tuya tambien maullaba?! la mia tambien es de esas, de las que se enroscan en la tripa para dormir y maullan desesperadamente por todo!!.. y sip, eso a mi tambien me pasa, me da la vida!:D

O tu perro es un tremendo fan tuyo Jan, o un inmenso detractor!!aunque lo mismo sus ladridos se deben a que está copiando tu vocación artística, vete a saber! ;D