martes, junio 23, 2009

De cotilleos



Cotilleamos. Marujeamos. Criticamos y a veces hasta despellejamos.

Y a mi me encanta, la verdad. Me podría poner políticamente correcta o investirme como defensora de la indiferencia ante lo circunstancial y lo superficial, cargándome, ya que estoy, con ese aura de misterio e individualismo que parece que tanto gusta y que está tan de moda ( o de mode si tenemos en cuenta que la discreción no es un valor que se nos haya vendido en los últimos tiempos...) para que parezca (y repetir el verbo parecer no es casual) que soy un alma andante cargadita de virtudes sociales.

Pero sería todo "parecer" que no "Ser" porque, en mi humilde opinión, cotillear es algo tan innato como desear, o unido según se mire. En el fondo todos deseamos Ser, y muchas veces ese deseo de Ser (algo, alguien, lo que sea....¿quien no desea Ser?) nos lleva a no querer lo que los demás Son o hacen que Son.... como el cotilleo es, en gran medida, crítica esta nos sirve para compararnos con el otro.....y es que nos es difícil movernos alejándonos de la comparación. Por supuesto no estoy diciendo que sea positivo, simplemente es y más bien tiene connotaciones negativas porque llegar a alcanzar una idea de lo que se es partiendo simplemente de la comparación negativa con el otro como base no es ni medianamente positivo, entendamonos. Pero aun así lo hacemos, supervivencia podría ser.

Pero sin pretender profundidades ni desvaríos exagerados (por dios que hace calor!) sin duda alguna lo que nos lleva a marujear es absoluta y pura diversión. El cerebro es un músculo y, al menos el mio, agradece eso de relajarse, y no hay nada más relajante que aquello que no te hace forzarlo, lo que sale solo.... y los marujeos salen solitos, deprisa y corriendo. La relajación que puedo alcanzar tras una sesión de cañas/ tapas y chicha social con una amiga no es comparable ni con un botecito entero de valerianas. La risa ante situaciones ajenas inesperadas o desgarradores comentarios sobre el "que fue de.." (unos más sangrientos que otros pero en el fondo inocentes dentro de la dimensión que todo puede alcanzar) elimina casi tanto estrés que ver la tele o leer, y además nos motiva a relacionarnos porque ¿en qué se basarían nuestras conversaciones si eliminásemos de ellas los marujeos?

Lo hacían nuestras abuelas en el pueblo, sentadas en circulo cosiendo y despellejando a la hija del señorito o de la vecina... y se olvidaban temporalmente de otras cosillas sin importancia (llamesé hambre o guerra o vayaustedasaber) y lo seguimos haciendo, quizás disfrazado unas veces de conversación casual, otras de clandestinidad y otras muchas (y quizás las más divertidas) dando rienda a la sinceridad que en el fondo el asunto merece.... y es que aparentar también cansa.
Y el marujeo, por supuesto, no es nadie sin la curiosidad, eso que nos alimenta de saberes pero que también es una gran tara, por aquello de que no es correcto sentir curiosidad por todo ni todo puede ser curioseable.

Por supuesto en todo hay grados, y es quizás eso lo que nos hace ser más o menos ruines, en el grado de cotilleo/ marujeo/ despelleje y la objetividad que mantengamos al respecto, que oye, que si se critica a la vecina porque esta tremenda habrá que reconocer también que la envidia es muy mala!.

Así que quedé aquí, como confesión de un hobbie socialmente vetado, pero entretenido como el que más.... que no se diga que no soy consciente de que esta "racha" de marujeos y de curioseos no es más que un absurdo divertimento, como cualquier otro.
Ea! ahí queda el desvarío semanal. Y es que en el fondo, sin eso del marujeo y el curioseo ¿que sería de esto de los blogs? yo, la verdad, me he encontrado con grandes lugares por curiosear!

Coño, y que yo no tengo la culpa de encontrarme de repente con tanta gente después de tantos años!

5 comentarios:

lentejas dijo...

Sshhh, cuenta,cuenta... ¿Y cómo están después de todos esos años? ¿Más gordos, más viejos, más ricos, más interesantes, más calvos, más cegatos...?

Verónica dijo...

Jejejejejejeje ....

¿No te habrás incorporado también a esa moda que recorre las ciudades actualmente, según la cual hay que juntarse de nuevo con los antiguos compañeros de colegio, no?

Es que mi plural anda en esas, y, claro, yo, como soy como soy, ando muerta de la risa con los comentarios, las fotografías y demás y demás ...

Un beso, criatura.

*V* dijo...

Con más años!! mogollon de hecho! xD

Uy, no,no, Verónica, yo eso de las reuniones de cole años después y todo eso no lo hago, sigo manteniendo mi miedo escénico y eso podría acabar conmigo!

Pero fotos si he visto si, y es que alguno ha adquirido, además de kilos, fama.. quien lo diria!

Besos

Aroa dijo...

cómo se me había pasado un post con ese título?????

*V* dijo...

Eeeeso es porque no paras ultimamente y no te da tiempo ni a fijarte en lo que te interesa! ;P

Pasalo bien en la playa, malvada! bssssss