martes, septiembre 01, 2009

Sobre lo Justo, lo Injusto y lo absurdo

"La justicia es la concepción que cada época y civilización tienen acerca del Bien común"


Y por eso no tenemos ni idea de lo que es realmente justo, aunque se considere que existe en el imaginario colectivo la Idea de Justicia, a pesar de que cada uno participemos de la Idea. Y es que, el hecho de que nuestro concepto de justicia sea solamente una parte de la Idea de Justicia hace que de por si nos veamos en ocasiones incapacitados para reconocer qué es lo verdaderamente justo y qué lo injusto puesto que nuestro propio concepto nos limita y tendríamos que ser jodidamente objetivos con nosotros mismos, en relación a la Idea en si, como para llamarnos injustos. Sería, como poco, un suicidio social por no considerarlo directamente como un suicidio moral, ya que el reconocimiento de algo moralmente reprochable nos puede llevar a asimilarlo e incluirlo como parte de nuestra ética.

Tenemos nuestra propia percepción de lo justo, de lo injusto... y de lo absurdo, de aquello que no merece ser ni tan siquiera considerado como parte de la Justicia puesto que se aparta demasiado de la razón. Y todo ello se nos presenta diariamente, aunque nos guste mucho más dejar patentes nuestros conceptos asociados a las grandes causas o noticias. Pero la praxis es diaria, son los comportamientos, sobre todo los que no son intencionados, los que dejan asomar la cabecilla de nuestros principios, de nuestras creencias, de aquello que nos mueve o de cómo intentamos limitar aquello que nos mueve porque queremos cambiarlo, porque somos conscientes de que el egoismo innato en nuestra natura no es positivo para el Otro, porque tenemos un concepto de Bien común.

Pero para tener conceptos, o algo que se les asemeje, deberíamos reflexionar bastante más, sin duda, quizás así obtendríamos por parte del Común unos conceptos mucho más logrados. Culpa nuestra, por supuesto, como individuos y como sociedad pero ¿qué queremos si no se nos paga por pensar y la mayoría de nuestras horas activas son pagadas?

Así, puede ocurrir, que un día te encuentres, de la forma más absurda (que es como suelen presentarse los comportamientos y principios absurdos) con que hay gente que considera que, conceptos que se tenían superados como el hecho de que hay personas que por su incapacidad física necesitan infraestructuras determinadas y ayudas concretas, no son justos y es su derecho reclamar lo contrario.

Y tu te muerdes la lengua, porque al fin y al cabo te pagan para ello, porque nuestros principios entran en nómina... o no, o simplemente te limitas a decir lo que quieres decir, que afortunadamente su concepto de lo que es Justo no predomina porque, total, ya has aprendido que tus conceptos solo se compran con ideas y que a veces lo politicamente incorrecto es lo mejor que puede escuchar el Otro.

Hay gente que me cabrea de una forma bestial.

7 comentarios:

Aroa dijo...

a mí también me cabrean, pero me mantengo zen porque si no echaría humo contra todo bicho, doy por perdido

¿tú te has planteado ser filósofa? ahí pagan por pensar...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Bueno, yo ya tengo asumido que hay gente que tiene como misión en la vida cabrear a los demás... Ánimo, no dejes que lo consigan...

A lo de la justicia yo suelo aplicarle sentido común, porque si no la Justica de uno se acaba comiendo a las Justicias de los demás...

*V* dijo...

Arogüi, tu eres super zen, me das una enviiiiiidia... un solete maligno vaya! ;)
hmm.... filosofia...hmmm...

Estoy contigo Juan, hay gente que tiene ese objetivo, al menos eso sería más llevadero que pensar que realmente piensan lo que dicen!

Uy, que chula la última frase... pido derechos de autor por anticipado no sea que me de por usarla (yo prometo citar al autor!) :)

Pipilota dijo...

Con lo fatal que resulta morderse la lengua en este injusto mundo...

Quería decir con lo fatal y necesario.

Pero también hay veces que ante la justicia sólo te queda la impotencia y la rabia.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Úsala, úsala a tu gusto, je, je, je...

Verónica dijo...

¿Pero te tosen encima o no te tosen? Es que, eso, precisamente eso, es lo que más me cabrea.

Un beso de alguien muy, pero que muy, cabreado.

*V* dijo...

Morderse la lengua fatal, y sobre todo venenoso, te diré, unos dolores estomacales de muerte.. pero si, a veces no queda otra :S

La usaré, Juan, la usaré ;D

Pues si te tosen, Verónica, levanta la ceja, no falla, eso acojona (debe ser, a mi con eso me dejan de toser! ;D)... y a estas alturas espero que ande usted de vacaciones y el cabreo se haya ido!

Besos