domingo, marzo 28, 2010

Descubrimientos




Resultó que el viernes, cuando iba dirección Metro, a esas horas en las que ni el kioskero del barrio está despierto, me hice con el periódico gratuito de turno, que me vino estupendamente, la verdad, por aquello de que no tenía nada que leer (o siendo más correctos, lo que llevaba en el bolso para entretener mis 45 minutos de viaje, no me apetecía un carajo leerlo a esas horas.. a esas horas nadie está intelectual... ni después pero después siempre es más fácil intentar fingir)

El periódico gratuito, decía, que ya se sabe: un poquito de la Espe por aquí, unas líneas a Gallardón por allá, leves menciones a la política nacional, extensos artículos dedicados a la violencia en los barrios (causada, siempre, por la crisis, claro)... lo de siempre, vaya, aunque lo que yo no me esperaba (claro) es que me iba a revelar una realidad vital, y no gracias al horóscopo (que el mío, que son dos, al final siempre acierta por huevos).

Realidad vital: muy convencida andaba yo en el último post pregonando eso de que era mujer porque tengo tetas y lo pone mi NIF. Claro que quien me iba a decir a mi que, gracias a toda la polémica esta de los colegios mayores (tema de debate de lo más setentero me parece a mi, la verdad), un pequeño gurú de 19 añitos me iba a sacar de mi equívoco un viernes a las siete de la mañana declarando grandes sentencias vitales aprendidas tales cómo:

"Quiero que mi colegio siga siendo masculino, cuando vengan las chicas perderá su espíritu"

"Quedamos con las chicas de colegios femeninos. Eso también es una ventaja: si fuera mixto nos encerraríamos en nosotros mismos y no habría relación con otros colegios. Además, tenemos amigas en clase..., que no parezca que somos sectarios." (no por dios! quien iba a pensarlo!... es normal pensar que cuando uno comparte casa con mujeres eso te lleva a encerrarte en ti mismo y no relacionarte... a mi me ha pasado con mis hermanas...)

Y la gran frase:

"Ellas no se sentirían cómodas rodeadas de chicos. Nosotros somos más desordenados, sucios y caóticos. A ellas, en cambio, les gusta el orden y habría conflictos. Además, hay tradición de rugby, que no es un deporte para chicas."

O sea, que por no ser ordenada, soy un tío. Además debería de ir por la vida montándole pollos a todo aquel que no fuese ordenado. Genial, soy un tío, ya decía yo que me depilaba más de lo normal, ya sabiéndolo en ese tema me puede ir relajando. Hombre lo del rugby lo cumplo, la cuestión es que conozco tíos que no les gusta el rugby y son ordenados así que debo decirles que se lo hagan mirar, que lo mismo no están en el género correcto... igualmente si una premisa para ser un tío es ser sucio... estas cosas luego las recuerdas en los momentos más insospechados, joder!...

Ridículo todo, vaya, y muy de "Cuéntame" me parece a mi, ya no sólo por la estupidez de considerar que la convivencia mixta pueda ser perjudicial en algún sentido (pero bueno, ya se sabe, uno se siente más macho entre machos que cuando hay que ponerse delante del otro sexo) si no que además, algo tan sencillo como empezar a ser consciente del siglo en el que vives te lleve a agredir a aquellos que consideras que amenazan el espíritu de lo que eres (los cien mil pelillos se me ponen como escarpias solo de pensar en que entiende este angelito y sus amigos por el espíritu del Colegio Mayor...).

La culpa, dice aquí el gurú de 19 añitos, fue de Berzosa por darse la vuelta y enfrentarse a la Masa. Claro.

Pues eso, que por lo visto debo ser un tío.

4 comentarios:

Verónica dijo...

Pero ... ¿a tí te gusta el furgol? Porque el chiquilín ese no ha dicho nada al respecto, pero, es una condición necesaria para ser tío.

Si contestas que sí, está claro, olvídate del todo de los vestidos y esas cositas de chicas, a partir de este momento.

Y todo esto, que conste, te pasa por leer esos periódicos ....

Pipilota dijo...

Madredelamorfermoso. Si no fuera por lo diver que es leérte me iría a llorar por el especimen humano ese. Si la lo dice el refrán:
"Dale un Colegio Mayor a un ser de cerebro reblandecido y fíate de ¡La Virgen! y no corras".

Jan dijo...

Pues ahora yo también dudo. Quicir, tú puedes pensar que ya no eres 'tía' y que ya te has de considerar 'tío' (y tiene sentido conforme a lo reflexionado por ese menda). Pero a mí me pasa al contrario. Porque a mí no me interesa el fútbol, por ejemplo. Porque, sin ser un ejemplo de orden y limpieza, me preocupo de quitar el polvo a los muebles, barrer, plancharme la ropa, limpiar el lavabo... si hasta he comprado un quitagrasas para limpiar los fogones. Y además lloro. Sí, lo admito. A veces lloro.

¿Soy tía?

*V* dijo...

Sólo puedo deciros lo estupendo que es saber que no soy la única que tiene problemas para saber su género en base a la definición de aquí el caballero ;D

Consideraos besados!