lunes, enero 31, 2011

El maravilloso mundo...


... de las lavadoras.

Y todo lo que yo quería era buscar un aparato que dejase mi ropita limpia y reluciente, sin más. Lavadora de lavar. Me parecía simple, la verdad, teniendo en cuenta la complejidad de todo lo demás (en general, vaya, sin entrar en profundidades que bastante tengo ya con reflexionar hoy sobre la lavadora) pensé que lo único a tener en cuenta era el dinero porque, total, más o menos a estas alturas todas las lavadoras son iguales ¿no?

Sí, sí, sí, ya, ahora somos todos expertos en todos los complejos matices que poseen los electrodomésticos pero, en serio, que yo lo único que quiero es que me lave la ropa para no hacerlo yo a mano.

Tengo varios problemas con esto de elegir lavadora, véase:

1.- Resulta que a la hora de elegir lavadora es importante saber de temperatura, tejido y textiles. Practico, sí, si supiera de qué está hecha mi ropa que creo, por cierto, que toda es del mismo tejido/textil (¿cual es la puñetera diferencia?): barato por necesidad pero que dura una barbaridad. Además, no me hace gracia sentirme como un concursante del "un, dos, tres" cuando lave la ropa y, de repente, me vea a mi misma preguntándome "Por veinte céntimos, diferentes tipos de tejidos que puedes meter en la lavadora a 31,5º...un, dos, tres responda otra vez". Se que pido mucho pero ¿no es más sencillo diferenciar entre agua fría/ caliente y botón de on/ off?

2.- Por lo visto la parte de la temperatura y los tejidos es la fácil. Algunas marcas han decidido ir un paso más allá para "facilitarnos" la vida. Hay lavadoras con pantallita. Muy modernas, sí, pero, en serio ¿prácticas? ¿de verdad tengo que configurar también la lavadora? O sea me paso el día en el trabajo, en casa y hasta por la calle configurando mil chismes que se suponen que hacen mi vida más fácil (hasta que se desconfiguran, claro) pero que me roban una importante cantidad de tiempo. Entonces llego a casa y ¿tengo que configurar también la lavadora? ¿y no es más fácil un botón de "on"? De verdad, que sólo quiero que me lave la ropa no que analice sus componentes y me de una estadística.

3.- Tengo miedo de que un día entre en facebook y tenga una solicitud de amistad de mi lavadora, la verdad.

4.- ¿el número de vueltas del centrifugado? Sí, mi compañero dice que eso sí es importante. Vale, si yo no niego que todo lo demás no sea importante pero que me parece más fácil, digo yo, que si ya todos sabemos el número de vueltas que dejan tu ropita como los chorros del oro ¿por qué coño no establecen esas y yastá?

He aprendido más cosas este fin de semana que he decidido olvidar porque ocupan un espacio innecesario en mi cabeza. Quién iba a pensar que para comprar una lavadora había que documentarse.

De verdad, en serio, disculpad mi más absoluta ignorancia en algo tan importante como una lavadora pero me he acostumbrado a tener una lavadora básica y super efectiva durante mil años así que no entiendo donde reside la necesidad de pagar un riñón por algo tan sencillo cómo lavar la ropa. Que sí, que para básica la tabla que han usado nuestras abuelas de toda la vida de dios, pero vaya, ni tanto ni tan poco.

Tengo miedo de empezar a mirar neveras.

8 comentarios:

Susana dijo...

jajajajaja lo de las neveras es peor jajajaja. LLevate a tus cuñados a la búsquesa de la nevera lo mismo vuelves sin ella pero seguro que te lo pasas pipa cuando se pongan a divagar los dos jajajajaja.

Lo de los tejidos es fácil, todas las prendas llevan en la etiquetas los datos necesarios para meterlas en la lavadora, sólo hay que descifralas jajajajaja.

*V* dijo...

ja! ni de coña, si hago eso voy a tardar tres días en comprar la nevera y me veo formateándola en un mes! ;D

(si, si, si, llevan símbolos de otra civilización, eso ya lo he visto)

Aroa dijo...

Pero si lo más bonito del mundo es ver cómo toda tu ropa blanca adquiere un tono rosáceo-gris-azulino porque no sabes programar tu flamante lavadora... Es un clásico de la emancipación.

Te entrará una admiración bárbara por tu madre y sus blancos nucleares.

*V* dijo...

Eso es peor que un Master... años intentando entender la compleja diferencia entre la ropa blanca y la de color (que no quiere decir exactamente lo que dice..peor que una relación)

Clara dijo...

Te lo diiiije, en nada terminas mirando cortinas. Jajajajaja!! Que no, que es broma, en realidad es todo pura ENVIDIA. (Eso de "la envidia sana" es una convención social que se ha inventado la gente para quedar bien.) Si quieres un día te acompaño a ver más electrodomésticos y la ves en directo, jajajajajaja!!

ETDN dijo...

Al final, todo se reduce a: algodón, 30 grados, 600-800 rpm.

Lo demás, sobra.

Así te lava todo, en frío para que no destiña y a revoluciones moderadas para que no se arrugue mucho.

Y al final a todas se les acaba atascando el filtro o rompiendo el motor así que... la más barata. :)

(he montado cuatro casas, así que algo de experiencia tengo...)

*V* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
*V* dijo...

jajajajaj... Clare, aún no he llegado al punto cortinas pero llegaré y espero que cumplas con tu parte y me des una colleja para que vuelva en mí ;D

Gracias ETDN, sí, creo que cuatro casas te han dado más que experiencia ;D