viernes, noviembre 16, 2012

Londres

Madres, hay que quererlas. Yo sé que en algún momento alcanzaré una edad en la que, cuando mis sobrinos/ hijos/ mascotas en general me cuenten algo yo saltaré por peteneras y ellos piensen "hay que quererla". 
Y eso fue lo que me pasó con mi madre cuando fui a verla el otro día antes de irme a Londres, visita obligada aunque me vaya tres horas a Cuenca si no queremos martirismo maternal durante meses. La verdad es que no tenía ninguna expectativa de esa visita maternal, es decir, me he ido mil veces y mi madre nunca ha hecho ni dicho nada surrealista que no sea típico de una madre (y en esto el abanico es amplio). Pero esta vez... mi madre está mayor, está claro, y está visto que es la única persona de este mundo que nunca dejará de sorprenderme. Le dije que me iba a Londres el fin de semana y blablabla... entonces ella se sentó enfrente de mí, me cogió las manos (lo que ya apuntaba maneras porque es lo que siempre hace cuando quiere compartir conmigo una preocupación sobre una realidad que sólo puede existir para una madre) y me dijo: " ¿no te irás allí para abortar, no?
Momento Alcantara. Yo no se si puse cara de preocupación por la salud mental de mi madre, cara de ¿perdona? o directamente me empecé a reir. No lo sé, sigo en shock sólo de recordarlo. Pero fuera lo que fuera mi madre se vió en la obligación de darme más explicaciones para rematarme " hija, yo que sé... es que tal y como están las cosas... en mi época se iban allí"  
Claro, la mujer lee las noticias y razón no le falta, la cosa está como para asustarse. Que yo el otro día vi fotos de unos sellando una clínica llamándola "abortorio" (palabra inexistente, claro)
"Pero vamos, que tu ya tienes una edad y te veo tan demacrada" Gracias mamá.
"Además, que si no lo quieres me lo quedo yo"
Este punto hay que explicarlo. Mi madre ya está en un momento de su vida en el que le da igual todo, colecciona nietos y le encanta. A otras les da por otra cosa y a mi madre le ha dado por los nietos. Y después de esto a mi me queda claro que a ella ya, de donde venga el nieto o por qué es algo que no le influye, ella quiere nietos y punto. Vamos, que me quiere mucho pero con los años le tiene más aprecio a mi útero y por si me quedaban dudas remató con eso tan bonito de "yo no me quiero morir sin conocer a mi nieto"
Pero... ¿qué nieto? ninguno, eso es lo preocupante. Que yo lo que tengo es un perro, perdón, perra, y tengo más que de sobra. 
De todas formas yo he comprobado que, sobre todo con determinados sectores femeninos, hablar de mi útero por lo visto está de moda, de hecho es que no puedo vomitar ni tener tripa cervecera sin explicar que no, de verdad, que no estoy embarazada. Y ahora, encima, no puedo viajar no sea que tenga ahorrado una burrada de dinero para pagarme el viaje a Londrés y además el aborto, que o mi madre cree que gano un dineral o que cuando llegas a Londres y dices que eres española se apiadan de tí y te lo regalan. 
Pero no, no es para echarse las manos a la cabeza que yo sé que dentro de unos cuarenta años cuando alguien de treinta me diga que se va de fiesta sabe dios lo que yo interpretaré sobre eso. 

6 comentarios:

Aroa dijo...

me voy a guardar este post para cuando escriba tu biografía

Verónica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
*V* dijo...

Lo mejor de eso es que vayas a escribir mi biografía (yo voto por incluir en ella aquellos problemas míos con las motos y los cascos

ETDN dijo...

jajaja, me parto. Lo que no te pase a ti...

Susana dijo...

Pobre Mami!!! Si es que se preocupa de más.
Ya sabes no le des más disgustos y dale un nieto ;-) que estoy guardando cajas y cajas de ropa :-)

*V* dijo...

Yo no lo hubiera dicho mejor, ETDN, lo que no me pase a mí... ;)

Yo estoy fatal de la cabeza pero me consuela saber que dentro de lo familiar no estoy del todo mal.... Su, estáis enfermas ;P...

Y no. Pero ponle un lazo a las cajas de ropa de bebe que tengo que hacer un regalo importante en febrero.