jueves, enero 17, 2013

El mundo es para los torpes

Tengo una aplicación en el móvil en la que, según accedes, aparece una foto de una tía super sonriente y feliz. Lo primero que ves, felicidad, perfección y belleza en estado puro.
La aplicación sirve para decirme cuando me voy a volver loca hormonalmente. Está guay, te manda mensajes del tipo "tu regla ha venido ya o está al caer". Así te lo dice, con todo el buen rollo del mundo. Además te pone los días del mes de colores para que diferencies entre "Loca" "Más Loca" "Peligro Social" y "Normal" (estos últimos son un par de días así que casi ni los ves). Oye, que para organizarte es la leche porque así sabes si puedes quedar con gente o lo mejor es permanecer en tu casa aislada no sea que te de cualquier locura rodeada de gente. Y esas cosas pasan. Sí, yo se que hay quien mantiene que lo de que los cambios hormonales afectan a la actitud femenina es cosa del machismo, pero en mi caso no. Soy todo hormonas con patas. Pueden poner dos fotos mías, comparativas, en distintos días del mes, para tomarme como ejemplo de síndrome premenstrual. Lo bueno de eso es que sabes que cuando te dan locuras no hay que darle importancia, y que ejercitas el autocontrol de una forma acojonante.
Pero vaya, a lo que iba, la chica perfecta sonriente. Ahí estaba el otro día, mirándome desde el móvil  mientras yo intentaba, en la oficina, comprobar si mi buen humor repentino era natural o era cosa de ovular o algo (porque eso hay que saberlo, que según ovulas desovulas y pasas de estar contenta  a tener un cabreo de tres pares).
Yo ya estaba desovulando, debe ser, porque según veía la foto pensaba " ¿a qué mente retorcida se le ha ocurrido poner una foto así en esta aplicación que sirve para medir tu nivel de locura?". Esa foto todo lo que muestra es lo que tu no eres. Está claro, y mucho menos cuando te va a venir la regla, o cuando no, o cuando la tienes. De hecho hoy mientras me estaba comiendo ansiosamente tres chocolatinas (dobles, dicho sea de paso) mi parecido con ese ente de felicidad era nulo. Por la cara que ha puesto mi compañero cuando me ha visto devorar chocolate sé que esto es así.
Así que para dejar de divagar y despotricar mentalmente sobre el desarrollador de la aplicación o la madre de quien hubiera pensado que eso es una foto molona, decidí que lo mejor era salir a fumar un cigarro y que diera el aire, a ver si lo del cambio de humor iba a ser cosa del calor infernal del sitio. Y con el móvil en una mano, el cigarro y el mechero en otra, mientras hablaba con mi compañero e intentaba coger el abrigo, me pasó lo que le pasa a cualquier torpe, se me cayó el cigarro. Y ese fue el detonante del drama. 
Me agaché a coger el cigarro pero por teorías físicas que desconozco, de repente, en mitad de mi camino, en lugar de estar el vacío había una mesa. Es decir, según me agachaba me estampé con la frente contra la mesa.
Se podría decir que la mesa ha estado ahí siempre, aunque no lo se con seguridad. Yo todo lo que noté fue el hostiazo (porque lo fue, un hostiazo de los que resuenan por toda la oficina) y me quedé agachada, intentando saber donde estaba, si las lucecitas que veía eran de verdad y, ya de paso, buscando mi dignidad por los suelos.
Cuando me levanté, con los ojos como Candy Candy, o sea al punto de la lagrimilla, tuve que enfrentarme a la risa desatada de mi compañero y de mi jefe, que casualmente venía a decirnos algo que no llegó a decir porque lo primero que vio cuando se acercó fue a mi dándome un cabezazo contra la mesa. Eso no es de ser muy normal, ya lo sé. 
Por lo que puedo concluir, que es un hecho que la señora que aparece en la aplicación esa chuli del móvil no es ni medianamente real. No la veo yo golpeándose con las cosas y con un chichón toda la semana.

4 comentarios:

Aroa dijo...

En serio... ¡grábate!

No te llegan los mensajes de... "puede que hoy te duela el pecho". Quiero matar no al inventor de la aplicación, sino al inventor del óvulo.

*V* dijo...

Debería, porque es increíble la capacidad que tengo para la torpeza... si eso se pudiera incluir en el curriculum...

Mejor al inventor del óvulo y sus consecuencias. Y que nos llamen sexo débil....

susana dijo...

jajajajajaja apoyo la idea de Aroa, GRABATE te harías de oro jajajajaja

*V* dijo...

Mr. Bean a mi lado no es nadie... y lo peor es que cuanto menos torpe intento ser, peor.

Por lo menos os reís, de algo sirve!