jueves, junio 11, 2015

Portadas

Vamos a ver. VAMOS A VER.
Yo no se quién se encarga de elegir las portadas de los libros (libros, libritos, libruchos) pero cuando pones una portada de corazoncitos (CORAZONCITOS POR DIOS) no te esperas ¡ni mucho menos! tetraplejia y eutanasia. En serio ¿qué tipo de mierda tienes en la cabeza para que un libro sobre ese tema te inspire letra cursi antigua y corazoncitos en la portada? ¿qué tipo de psicópata eres?
Para los que leemos hasta la basura más miserable que existe, las portadas nos ayudan a elegir. Si compras una botella naranja no esperas dentro que haya limón, pues lo mismo, si ves corazoncitos, letra cursi y colores llamativos tu no esperas tetraplejia porque la portada no estaba diciendo eso. Ya tomamos decisiones diarias bastante más complejas (¿qué como mañana? ¿qué me pongo?) cómo para que encima, ahora, tengamos que pensar que hay trampa en las portadas. Mira no, cuando un libro va de ciertos temas uno elige paisajes, chicas de cara triste, no sé, una chica con un libro en el metro llorando a mares  me parecería también una portada acertada, incluso un tetrapléjico con un cartel que ponga "voy a morir y no hay nada de amor aquí".

Definición gráfica de "vomitar arcoíris"
Y es que ni siquiera en la contraportada había un misero detalle que dijera "este libro no te va a hacer vomitar arcoíris" (porque cuando tu buscas portadas moñas tienes una intención final que no es otra que vomitar arcoíris al final del libro). No, la contra decía algo así como chico y chica absolutamente diferentes se conocen tras accidente de chico. Algo grave, yo que sé, una pierna rota como mucho. Pues no. Pero empiezas a leer y, vale, él es tetra desde el minuto cero (o el final del capítulo uno) y piensas "bueno, no pasa nada, hay corazoncitos, estoy protegida, esto NO PUEDE ser un drama" porque esperas que haya amor ahí, es lo que te decía la portada. Ni siquiera el título, ambiguo, te hace pensar en drama, así que sigues leyendo, decidida, porque aparecerán unicornios (él se recupera o mantienen una relación sin más haciéndote ver que no hay problema que no se pueda solucionar o alguna mierda zen de esas....always look at the right side of life y eso).

Para que toda la responsabilidad del trauma no recaiga única y exclusivamente en el/la psicópata que haya elegido la portada hay que decir que la autora es una tía cruel de narices. Porque la novelita tiene el tono y la pinta del género, es decir, la vida va fatal pero te ries y al final todo mejora (y vomitas arcoíris cuando termina el libro aunque el tema sea duro per se), además no es demasiado moña y no se pasa de cursi así que encantada, leyendo algo ligerito que sabes (ingenua) que va a terminar estupendamente. Pero por lo visto la autora, que andaba enamorada o fumada la mayor parte del libro, tuvo algún tipo de shock (se divorció o engordó o se murió su perro, a saber) las últimas cincuenta páginas y decidió que hacer feliz a la gente era innecesario y se carga, de un plumazo, la historia de amor que tu creías que había y hasta la vida del protagonista (porque mira, la vida es dura y la gente muere). Es decir, te cuenta un montón de unicornios que en una sóla página te explica que no, que es la chica la enamorada pero él no (un beso en todo el libro y justo en ese momento) y que, además, no es que él muera, es que decide morir, con ella delante. 
Mira, hay que leerlo para sufrirlo pero además leerlo sin tener ni idea de lo que va a pasar, es decir, pensando que los corazoncitos de la portada son reales y no un invento sádico de un becario mal pagado.
 Ahora, por culpa de una portada cruel, mi plan de lectura de inicio de verano (que incluye anualmente cosas tan vergonzosas que jamás reconoceré... o quizás otro día en otro post) se ha visto traumáticamente interrumpido y yo ya sólo tengo ganas, no sé, de Schopenhauer o cosas de morir. 
#Nomáscoranzocitosengañosos  #PrayforVero 


2 comentarios:

Aroa Moreno dijo...

JAAAAAA

Di el título, venga.

*V* dijo...

no, nonononono...

Así, cuando vayas a leer algo moña porque quieres un rato de felicidad sin profundidades, lo mismo te sorprendes encontrándote un dramón ;P