martes, febrero 12, 2008

Duque

Tengo como hobbie matutino sacar al perro de mi hermana. Es un hobbie porque evidentemente no es una obligación (venga, vamos a intentar que esto no siga siendo un post de obviedades....) y, aunque colaboré activamente en la decisión de si tenían un perro o no (porfiporfiporfiporfiporfi) cosa que todos sabemos que me iba a dar igual porque yo no iba a ser la que se encargara de soportar la infancia del animal con todo lo que ello supone, me puedo tomar el lujo de decidir alguna mañana de forma aleatoria que le saco de paseo y me le traigo a comer a casita.

Pero claro, como ya he dicho, el bicho está en plena infancia, y se aburre, y está solo....y hace lo que sea con tal de entretenerse. Así que a mi me parece la mar de entretenido hacer una excursión a casa de mi hermana para ver qué se ha cargado el bicho en cuestión (total, lo que no rompe el perro lo rompen sus bestezuelas...que forma tan práctica de acabar con el materialismo!) y es que, el infante canino en cuestión, tiene grandes hazañas como la de hoy: cargarse el poto rayado de mi hermana (yo no tenía ni idea de cómo se llamaba la planta, de hecho cuando la he llamado, en pleno ataque de risa, le he dicho que había roto una de esas cosas verdes que tiene por ahí). Y es que cómo no te vas a reír si lo que ves cuando llegas al comedor es esto:


Si es que mira que es mono!
Claro, es mono, monísimo, cuando la putada no te la hace a tí, cierto, pero es mono igualmente. De hecho cuando el otro día iba yo con el por la calle, empavada que es como suelo ir cuando voy con él por la calle, no me hizo tanta gracia que rompiera nuestro paseo (que estaba quedando de lo más divino de la muerte..) por una crisis diarreica en mi calle (que no está precisamente poco transitada) y en la puerta de la típica camisería pija de la muerte.
Claro, imagínate, yo con mis bolsitas de recoger cosas desagradables sólidas, enfrente de una plasta inmensa líquida, con el perro intentando huir, e intentando decidir si cometer un acto profundamente incívico y huir a escondernos o intentar encontrar el medio más digno de recoger aquello (y sin poder parar de pensar ¿y ahora como coño recojo esto!? ¿serrín? ¿de donde saco yo el serrín?¿y si lo tapo con las bolsitas?)... un caos, vaya, dejó de parecerme de lo más ideal eso de sacar a pasear al mini labrador y mucho menos cuando salió Mr. Gomina de la tienda y se me quedó mirando.
Mira, yo no tengo la culpa de que Mr Gomina me pusiera cara de mala leche cuando le pregunté que si por casualidad no tendría serrín, así que como él contestó muy dignamente que evidentemente no (cosa que no entiendo por qué)... yo me ví obligada a decirle que iba a mi casa a ver si teníamos algo para tapar eso (yo que sé...harina o algo...o la fregona, a saber!) y volvía enseguida. Afortunadamente el buen hombre me dijo que no amablemente, que ya se encargaba él, lo que para mi fue un alivio porque ya me veía yo con el cubo y la fregona o, peor, echando harina en mitad de la calle para que alguna de estas señoras que no tienen vida propia me echara la bronca por guarrear la calle con harina y con las heces de un perro que, para colmo, no es mío y está repentinamente diarreico. Vamos, que se me habían olvidado a mi las hazañas de tener perro hasta que apareció el infante canino este.
Aún así a mi me sigue pareciendo graciosísimo (claro que afortunadamente no vive conmigo y no me ha hecho recordar aquello tan gracioso que era despertar por la mañana y comprobar que tenías que comprarte unas botas nuevas porque tu perro estaba pasando por una etapa de nuevas experiencias gastronómicas).

8 comentarios:

david dijo...

¿Qué entrañable el bichillo no?

Qué carita de bueno que tiene en la foto y qué canalla, ja ja.

Respecto a lo de la mierda líquida, Vero, corazón, qué escatológica que te pones. ¿No podías tirar de metáfora, alma de cántaro? Que los hay que te leemos desayunando un café muy cargado y, por ende, oscurillo, coño. Digo polla. Perdón.

Verónica dijo...

Mono, lo que se dice mono, sí que es. Al menos, en la foto. Eso sí, del resto, mejor ni lo pienso. Porque, si lo hago, y me pongo, soy muy capaz de imaginarme lo que supondría algo similar en casa de mi querida hermana (por seguir con la duplicidad de la situación), en la que, seguro, además de la heroicidad descrita, tendría que ver a mis sobrinos haciendo montoncitos con la arena diseminada por el suelo ... Y, claro, ya si me pongo, me pongo del todo, y no me puedo olvidar de lo que sería trasladarle a la dueña de la casa la nueva situación domestica, con los "tres" animalillos muertos de la risa ....

Del paseo, ni hablar. Me niego rotundamente a ponerme en esa situación, que los engominados me dan mucha grima.

Bostezos mañaneros y gracias por la sonrisa.

Pipilota dijo...

Bueno, yo vengo a recordarte que Sí Tienes Perro... sólo debes ponerte al día con las cuotas y tal, pero veo que si ya has comprobado las desventajas de una diarrea tamaño cachorro, no querrás saber nada de las de tamaño mastodonte ¿no?

Eso sí, el mastodonte sólo lo hace en sitios con tierra ña-ña

Me ennncaaantttaa Duuuqueeee.
Me hago el firme propósito de ir a conocerle antes de que se haga grande. :º

Mars dijo...

k perrillo más mono??

joder, te pasan cosas mogollón de raras...eso si, yo una vez fue a sacar al perro de mis tíos por el pueblo y le pasó lo mismo...k ascoooooooooooo

por ceirto, Vero, hoy es el cumple de Maribonita por si no te acuerdas

*V* dijo...

Si, es mono si...David, he intentado ser lo menos escatológica posible! pero es que hay cosas que son imposibles de contar de otra forma! (y contarlo hay que contarlo, claro, comparto con vosotros las grandes cosas que me pasan!)
Pues la situación es más o menos como la has descrito, Verónica, si hubiesen estado mis sobrinos hubiese habido montañitas de tierra por todos lados!
Es verdad, Pi, tengo parte de la posesión de Dante (que perro más bonito tenemos, jodia!)y mira, si lo hacen en tierra, mejor que mejor, esa es la idea! y si! vente a verle que es muy salao!:D
jajajaja...bueno Mars, raras no son que a ti te ha pasado lo mismo (y con el perro de no quiero decir quien jajajajaja) de todas formas si conseguimos coincidir en alguna época del año en algún reducto rural te le presento ;D
(Y gracias, lo sé, lo sé... pero maribonita es de las mias y la única forma de hablar con ella es a través de su buzón de voz)

fer dijo...

¿harina?
no vas a volver a comer tarta de chocolate....

*V* dijo...

jodeeeeeeeeer
fernando, amor, eso aún no se me había ocurrido!
Puag.
Recuerdame que te odio.

ROSA dijo...

Pero qué monada!!!!!!!!!!!
Es como la Lluna de mi madre!!!!!!!
Veréis que momentazos viviréis con el perrillo.
Nosotros también la tuvimos desde pequeñita y es un gustazo jugar con el animalín... aunque da penita cuando le dejas solo para irte a currar.
Eso sí, Lluna no se pué quejar... tiene un terrazón donde ve la calle y los coches pasar y se distrae almenos ;p
Qué disfrutéis! (yo también fui de las de porfiporfiporfi)