martes, noviembre 18, 2008

Noches y noches en vela...




El país de los silencios cómodos. El laberinto de las prioridades ajenas. El calor ajeno que es más tranquilizador que el propio. Mi paz.

Saber que necesitabas necesitar otra mirada que te recuerde que eres humano, que estas vivo, que puedes y quieres vivir para otro, por otro.

La risa exclusiva que surge de un Yo casi olvidado, esa risa que regalas cuando ya no te queda casi nada que regalar, cuando has entregado más de lo que creías que podrías entregar. La misma risa que viola el espacio reservado a la ira, colándose por los resquicios que ha creado la confianza y que levanta muros de deseo en lo que debiera ser la capital del rencor. La risa que lo cura todo.

El chocolate, el melocotón, las violetas, los colores y sabores conocidos que de repente son distintos, son mejores porque son menos tu. Porque tu eres menos tu y más otro, y es que a veces demasiado azucar no te empalaga porque siempre dependerá de con qué va acompañada.

Los mil nombres de la posibilidad, las mil posibilidades sin nombre, sin querer poner nombres. Lo que deseas, incluso sin saberlo, y te lleva a romper mil promesas infantiles que creías que jamás destruirías. Y yo que nunca sé cómo explicarme, y yo siempre buscando curvas en las rectas. A mi forma.

Mi tiempo, mis posibilidades, mis deseos, mis esperanzas, mis pensamientos, mi ira, mi risa, mi azucar, mi vida.

5 comentarios:

aroa dijo...

oh!!!!!

aroa dijo...

¿vamos el viernes a discutir si el buenorro es el camarero o el cocinero? por darle meta-física

Anónimo dijo...

Vaya, vaya, asi que mis sospechas no van desencaminadas.....espero que no te estrelles por tu bien.


Un besito.

Nessi

Pipilota dijo...

No sé de que demoños va esto, pero sólo digo que suena muy bonito y que: Nessi , Nessi... no me seas agorera y petarda.

Verónica dijo...

¿Sabes? Últimamente, ando como ando, y, no voy a precisar más. Casi he perdido la capacidad de leer, pero, lo intento. Y los mensajes cerrados son los que son, algo que quiere manifestarse sin contarse, algo que quiere transmitirse sin decirse, algo ....

Como no soy Vero, para ti, no sé encontrarte. Pero, no es necesario, ¿verdad? Suerte, que te vaya bonito, que el camino sea largo, que encuentres lo que estabas buscando, y, que disfrutes, que lo disfrutes, porque la vida son apenas cinco segundos y, cuando te quieres dar cuenta, ya han pasado.

Besos