lunes, junio 01, 2009

De poemas


El comentario exacto ha sido " es duro y tiene un lápiz chiquitín! que mooono!" y de ahí a " pues ¿sabes que? tu dices que no lo voy a entender pero yo creo que si porque tiene una palabra muy graciosa que yo ya se leer aunque es difícil pero se leerla y dice neromistrasor (o algo así), y la he leído yo sola porque ya leo muy bien"

Pero la gran conclusión final ha sido que le gusta el libro porque "esta chica que es la que lo ha escrito y que me conoce porque pone mi nombre, lo ha escrito en rosa...y tiene páginas naranjas por medio ¿ves?... yo creo que va a ser un libro genial".

Y yo que lo he leído, y aunque me haya fijado en las páginas naranjas, creo que es genial por aquello que pedorreaba yo el otro día sobre el sentido que me daba la gana darle (con el consentimiento de la mirada resignada de la paciente autora)..... y es que en esto de la poesía las opiniones, múltiples y variadas, mientras el lector (que a veces peca de querer adueñarse inspiraciones ajenas) sea consciente de que el verdadero sentido solo lo sabe el autor.

En ese comentario sobre la forma y el color, del libro y la palabra, a mi me ha dado la sensación de una interpretación más cercana que cualquiera de las diatribas que se dan sobre las lecturas (y no puedo evitar recordar todas aquellas opiniones que se volcaron sobre aquel "se equivocó la paloma..") porque al final es lo que terminamos haciendo todos pero con un poquito más de esa pedantería que nos proporcionan los años y las malas costumbres, destacar lo que más nos gusta. Y yo me quedo, entre otras cosas, con esto:


"...
Quiero saber si muerdes
si respiras
quiero saber si aprietas
cuando algo se escapa"


... pero, por supuesto, en el libro hay bastantes más palabras que, bien mezcladas y sazonadas, consiguen que cuando lo lees puedas jugar a eso que tanto gusta como es interpretar, imaginar, adaptar y hacerlo propio. Y conseguir eso, ya es difícil.



3 comentarios:

Aroa dijo...

no pensarás que el rosa del lápiz fue azaroso...

jijiji

qué responsabilidad, madre...

dice que ne-u-ro-trans-mi-so-res
es graciosa... ooooooh

(gracias)

david dijo...

Ma-je-tí-si-ma, te llama siempre la autora, que la he oído yo, cuando hablamos de ti. Pero sin guiones, claro. Imagínate el contraste, yo diciendo "la Vero es una tal y una pascual" y ella hablando de majedades.

(Tiene razón ella, pero fuera de paréntesis, lo negaré siempre).

A ver si le apañamos ahora un libro de westerncuentos al hermanillo de la dedicada en rosa. Aunque no sé yo, con esos cuentos que no hablan más que de whisky y de putas, hum.

*V* dijo...

Uy tranquila, ya valoré yo la responsabilidad de las malas influencias cuando pensé en regalarle el libro y decidí por algo que era una gran opción para ser su primer libro de "mayores" :)

Intenta decir "nuerotransmisores" jijiji

(muchas veces, se dice ;P)

Pues mira, vas a tener buenas ideas y todo Deivid, porque a él eso del Westerm le iba a molar aunque...si, eso del alcohol y las putas iba a tener que pasar una criba porque el hermano de la susodicha ya sabes que es de los que no tienen paciencia para esperar a aprender más tarde...al ajedrez me remito (que mala influencia de infantes eres xD)

Me he quedao con que me has llamado majetisima!

Pero que monos ambos! ;*