viernes, septiembre 03, 2010

Treinta...



... algunas notas mentales en treinta añitos.

1.- Las tostadas siempre caen del lado de la mermelada. Y no sólo las tostadas, que es lo peor.

2.- El chupete no se tira por la ventana. Gracias a experimentos posteriores se que nada se tira por la ventana.

3.- Olvidar quitarte las lentillas antes de una entrada triunfal en el mar te provoca la sensación de que se te va a caer la cornea a pedacitos. He aprendido a no olvidar que soy miope, a veces. Definitivamente tengo que volver al oftalmólogo.

4.- Las bebidas alcohólicas no se mezclan, aunque no mezclar el vino con nada más en toda la noche es complicado.

5.- He aprendido un montón de cosas sobre móviles que no sé cómo incluir en las conversaciones. Ahora me está ocurriendo con cuestiones sobre vivienda. Ardo en deseos de tener conversaciones pseudopedantes en donde pueda verter toda la información inutil que poseo a ver si así desaparece y puedo empezar a recopilar nueva información inutil sobre otros temas.

6.- Las listas, los test, los post, facebook, los mails...son una gran forma de que pase el tiempo, sobre todo en la oficina (bueno, Facebook en la oficina no es posible pero es un gran entretenimiento en tus ratos libres en plan corrala 2.0)

7.- Los ordenadores también pueden tener fiebre, y alcanzados ciertos grados mueren y con ellos toda tu vida documental.

8.- Si no guardas tu vida documental en otro sitio que no sea tu ordenador malamente la recuperas.

9.- Intentar mantener una actitud digna en ciertas situaciones hace que todo se vuelva más ridículo así que lo mejor es verlo desde fuera y no evitar reirte.

10.- Tener expectativas es la forma más autodestructiva de vivir.

11.- Lo único que pasa cuando ya estás convencida de que estás de vuelta de algo es que te das cuenta de que no has llegado ni a la salida.

12.- No te agaches a recoger algo que esté en el suelo sin flexionar las rodillas.

13.- "Cuando menos te lo esperes" es una frase que nunca se aplica en la realidad a cosas positivas.

14.- Es importante mirar la fecha de caducidad.

15.- Nunca se coge un taxi con el dinero justo o lo que crees que va a suponer la carrera. La mayoría redondean al alza.

16.- No hay un libro preferido ni una canción favorita ni tan siquiera un color sobre los otros.

17.- La ropa blanca atrae las manchas, es una de sus cualidades.

18.- Los cambios radicales de look sólo funcionan en las películas de serie H

19.- Algunas discusiones personales sólo tienen como consecuencia un terrible dolor de cabeza y una sensación irremediable de haber perdido tiempo y palabras.

20.- Las chanclas, los bolsos y las camisetas de verano no es que parezcan que se van a romper en cualquier momento, se rompen en el peor momento.

21.- Algunos alimentos no se mezclan, por mucho que me de la vena alternativa en lo culinario.

22.-Es importante que recuerde que mi cuerpo va por un lado y mi cabeza por otro, la psicomotricidad es un mito.

23.- Ser interesante es una actitud difusa que se manifiesta entre conversaciones que van desde lo cool de los Fraggel hasta el alcance semi filosófico de los planteamientos de M. Weber (mezclando, a ser posible, anglicismos y demás términos que puedan aportar un toque internacional). A saber, otro mito según moda.

24.- Ser sociable es incompatible con ser perezoso. En lo físico y en lo mental.

25.- Sería interesante confirmar el título de veterinario del señor al que llevé a la gata para su castración.

26.- Me tengo que hacer mirar los caprichos (ahora quiero un sombrero hongo... o incluso tener mi momento mein herr...)

27.- No digo diferente digo raro

28.- El arte de la Retirada está infravalorado y cargado de prejuicios. Cuando no queda nada que aportar o lo que se va a aportar no es suficiente, lo mejor es retirarse. Una forma como otra cualquiera de perder con dignidad o ganar sutilmente.

29.- Las cortinas se han inventado para algo. Es algo que debería recordar (estoy decidida a no mencionar absolutamente nada sobre la intimidad física versus la mental en este punto...ups...)

30.- Es importante recordar lo que escribí en la agenda en la página del día de mi cumpleaños "Treinta años y sigo sin tener ni puta idea de nada, no va mal". Cambiando la primera palabra puede ser aplicable, mínimo, hasta los sesenta.



6 comentarios:

Fleischman dijo...

No son malas notas, desde luego. Coincido con muchas de ellas, salvo con lo del sombrero de hongo. Mis mejores deseos para tu década 3.0

Verónica dijo...

Jejejejejeje ...... ¡Eres imposible!

Asi que, ahora, ya no semos diferentes sino raros .... Ummmmmm, me gusta, me gusta.

Un beso y .... ya sabes: No va nada mal.

*V* dijo...

Fleischman ¿a tu gata también la han castrado de mentira y te han cobrado un riñon por ello?? va a ser el mismo veterinario, verás... :D .. y gracias, siga usted disfrutando también de ella.

jajajaja... Gracias! por eso digo "raro" porque ese "eres imposible" me ha encantado, que lo sepas ;D

Y otro, inmenso, y ya sabes, va... con humor que no es poco.

Aroa dijo...

huy, no había leído yo esto tan interesante

Aroa dijo...

huy, no había leído yo esto tan interesante

*V* dijo...

interesantisisisisimo ;D