sábado, junio 24, 2006

Canciones


En vista de lo musical que se presenta el fin de semana, habrá que hablar de música , no?
Ayer, tras las cañas de rigor en Lavapiés, estuvimos en el antro más divertido de todo Madrid (bueno, hasta que nos dé por otro, cómo pasó cuando no salíamos de cierto Mexicano que ha perdido mucho con el cambio de camareros!!). El sitio en cuestión es un agujero temporal en el que retrocedes tanto en el tiempo que te quedas hasta sin cobertura (y, mucho, mucho no preocupa!). Aunque si os pregunto a alguno de vosotros lo mismo lo definís como antro de tortura pero ¿cómo hubierais descubierto la existencia de Yuri, el limón limonero y Rafaella Carrá si no hubiera sido obligandoos a pasar un par de horitas semanales ingiriendo alcohol en este sitio?¿qué hubiera sido de vosotros?! XD
Precisamente por culpa de ese sitio he recordado cúal es la otra canción que me hacía llorar cuando era pequeña (bueno, gracias a eso, a las memorias históricas de mis hermanas y a la mula): Frente a Frente de Jeanette!!!!
Si, yo lloraba con canciones cuando era pequeña (aunque eso alguna que otra prima lejana también lo recuerda) pero cuando era pequeña pequeña no cómo ahora (vamos no de estatura sino de edad), rondando los... ¿5? ¿6? ¿4?... a saber, yo sólo me acuerdo de la cara de satisfacción de mi hermana cuando se quería vengar vete a saber de qué y empezaba a cantar una de las tres canciones que hacían que yo me pusiera a llorar cómo una madalena que venían a ser: La salve (si, la salve, no sé muy bien por qué, lloraba tanto que las pocas veces que mi madre me llevó a misa nos teníamos que ir por el drama que montaba. Anda que no hacerle gracia al cura, para una persona que escuchaba lo que se decía....), madre anoche en las trincheras (si es que ese es el título real por que ¿las canciones de excursión tienen titulo? menos mal que no me daba por llorar con vamos a contar mentiras...) y esa, la de Jeanette.
Lo peor es que las otras dos lo tengo superado, incluso las puedo cantar sin derramar lagrimillas (años de terapia de choque) pero la otra....será que eso de no haber vuelto a oir esa canción desde hace mil años ha hecho que no lo haya superado y de eso me dí cuenta cuando el sábado pasado las hermanas arpias (que visto lo visto nada tienen que envidiarle a los Dalton, especialmente al bajito de los Dalton XDD) decidieron primero cantarla y luego, viendo el efecto que podía provocar, descargarsela de Internet en MI ordenador. Vamos que no pararon hasta que vieron que mi cara empezaba a parecerse a la cara del gato de Shreck (cómo cuando era pequeña, igual, hay cosas que no se superan, eso y llorar por la fiebre :S )
Pero la justicia poética existe (¿quien me ha pegado esa frase?!) y cierto retoño de 5 años hijo de cierta malvada también llora con las canciones y tampoco sabe muy bien por qué... jejeje...jejeje...jejeje... asich dios!! que vena maligna!! no si también va a ser genético (tanto la maldad cómo la llorera!!)
Bueno, que nos vamos al concierto de Ojos de Brujo y Goran Bregovich (intentando superar el sentimiento de culpa por faltar a fiestas de inauguración... si es que esta Rebe es demasiado convincente!!!). Me veo toda mi última semana de pluriempleada tarareando la jodia canción de Jeanette, verás....

9 comentarios:

david dijo...

¿Que quién te pegó lo de la justicia poética? Pues la misma persona a la que debes dar crédito por el concepto de la calidad de vida, ejem ejem.

(YOOO)

Aunque lo de la justicia poética es heredado de cierta amiga argentina que estaba muy mal de la cabeza y por culpa de la cuál, sospecho, escuchamos ahora a gentuza como Bersuit.

Respecto a la tortura que pueda suponernos ir al bar, supongo que lo dices porque te gusta imaginar que sufrimos, pero vamos, que no sé yo cuándo le he puesto mala cara a ese sitio si es la risa. Los dos únicos peros que le veo son que las copas son caras de cojones y se llevan muy mal con esta manía repentina de ir a pedir rondas sin preguntar cuando me termino la copa, y que al final terminan poniendo todas las noches las mismas canciones...

Cuando quieras puedes ponerte a contar lo que sufriste anoche cuando te obligamos a ir a un concierto de un tipo balcánico que no conocías de nada, debiste aburrirte muchísimo, ¿no?

Ejem ejem.

villasebil dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
*V* dijo...

el comentario suprimido es mio que conste, no sea que luego haya dudas sobre el uso dictatorial de esto :P
Lo que decía, que no me aburrí, es más, me pareció que tenía más calidad musical que el de otro clacánico ex colega del de ayer.
Gracias por los préstamos lingüísticos, tómalo como un cobro de mis servicios, ya que como agente no percibo nada....

david dijo...

No son préstamos, mujer, los préstamos se devuelven y esas cosas quédatelas, sobre todo la de la calidad de vida, y utilízala todo lo que puedas, que yo con eso me quedo contento.

Y de tu salario te recuerdo que te he pagado puntualmente el 10% de todo lo que me has hecho ganar, ejem ò_ó

Pipilota dijo...

2 añitos 2, tenías cuando empezaste a llorar sin ton ni son con la canción de Janette, siempre me pareció un extrañísimo caso a estudiar, pero si me dices que aún te sigue pasando... me dejas alucinaita total.
Lo de tus hermanas raya con el sadismo. Qué lo sepas. ;P


Sorprendente lo del Salve eclesiástico, no lo sabía ¿Con el de la Polla Record no te pasa?

Si tu sobrinillo padece de las mismas incompresibles lloreras musicales, tal vez puedas empatizar con tus hermanas y esta que te quiere y espera que al recibo de la presente os encontréis todos bien de salú. ^_^

PD: Lo mismo sos demasiado joven y no leíste ninguna carta antigua del pueblo y entonces no le cogerás la gracia a la anacrónica despedida de una prima tannnn lejana jeje

Susana dijo...

sádicas? La verdad es que te escandalizas por cualquier cosa, no es sadismo es experimentación (jeje), había que saber con exactitud cuánto tiempo tardabas en ponerte a berrear porque era asombroso la facilidad que tenías (y aún tienes) para derramar lagrimones.
Y lo de Diego debe ser que algún gen raro se ha llevado de tí aunque hay que reconocer que la canción de Marco es muy triste pero también llora con mucha facilidad sólo llegué a cantarle hasta la cuarta frase y acuérdate que berrinche.

Besos a la llorona de la family y a todos sus lectores

fer dijo...

vaya genes....

la otra hermana dijo...

Bueno no os paseis que lo del niño es normal, la canción de Marco es cruel para alguien con tan bellos sentimientos como mi hijo, que aunque a vosotras os extrañe, me adora.

En cuanto a la llorona fue
alucinante comprobar como lloraba con su ventimuchos años con la misma canción de hace tantos años.

Por cierto que no fue por sadismo sino por echarnos unas risas.

Besitos, wapa

*V* dijo...

para reiros? lo dicho, sadismo jejejeje.
2 años?? O_O que sensibilidad desaprovechada!!! con ese derroche de sentimiento podría haber sido poeta!! (hmmm... bueno, mejor no).
En fin, que al final pido daños y perjuicios y me pagais un psicologo (yuju! una persona que te escucha tus historias por narices!!!)
Susana, experimenta con tu gato mona.
Se me empieza a pasar de nuevo la vena familiar, eh? luego direis que si no me sociabilizo con la familia ^_^(crueles)
Fernando, tus primos/ hermanos son sádicos(muy graciosos, si, pero sádicos jejejeje), yo les conozco, así que pa genes los vuestros XDDD