jueves, marzo 15, 2007

Como la trucha...


De pequeña le adoraba, imagino que como todos. Dice, y lo dice él porque Mi carece de recuerdos de esa época, que cuando el tabaco paso factura a sus pulmones y estos tardaron en recuperarse más tiempo de lo que a él le hubiera gustado, no me separé de su lado. Cualquier cosa que él dijese para mi era sagrado, incuestionable, así que siempre iba al cole cargadita de datos que a los demás no les importaban demasiado pero que para mi eran grandes descubrimientos porque me lo había contado mi padre.

Nos enseñó a jugar con las palabras, a pasar horas con "y quien dijo eso de..." (y años después una no puede olvidar esa de "Señor, estos son mis poderes" que vete a saber si es verdad!), a leer pero de verdad y no como los loros, a reirnos de todo y ser consecuentes de que todo significa todo porque si no te ries poco te queda. Nos inculcó cómo se cria a un cachorro, que no se le hace a un animal, por qué es un importante un animal o una planta, qué es la política... y no, la verdad es que no nos dió ninguna clase magistral, lo hizo a base de práctica.

En ese momento en el que te crees suficientemente mayor como para creer que nadie te puede enseñar nada le detesté, y aprendí a discutir, a entender que no todo lo que decía era verdad e incluso me parecía que todo lo que decía era mentira. Me enseñó a desear ser independiente, desear ser consecuente, responsable y ser capaz de utilizar el lenguaje con todas sus consecuencias, las buenas y las malas, con veneno y sin él. Es la persona a la que más tiempo he estado sin hablar y de las pocas a las que he pedido un perdón de corazón porque esos perdones que son sinceros y que no necesitan ni parafernalia ni palabras me los enseñó él.

Es un cabezota intransigente que está empeñado en fingir un fatalismo desmedido poco creible porque es incapaz de controlarse la risa. Es el Señor políticamente incorrecto que está capacitado para poner de los nervios al mismisimo santo Job y quedarse tan tranquilo. Aunque su moral tradicional inculcada le decía que tenía que educar señoritas y futuras esposas virginales, se le escapó de las manos a base de discusiones a mediodia de política, moral, religión.. y terminó criando tres arpias con aspiraciones de independencia y un hijo que rompe el silencio a base de sarcasmo.

Es el que nos arropaba por la noche cuando estabamos malos y él pensaba que dormiamos, el que nos cogía la mano y nos tocaba la frente cuando nos veía vulnerables, el que con la psicología inversa aplicada a lo bestia nos hizo poder hacer lo que quisieramos. El que rompía la guerra fría a base de frases absurdas que necesariamente tenían que ser contestadas, el que no se duerme hasta que llegas para decirte a que hora has llegado (o eso dice él).

Y ahora que le veo como una persona, con sus virtudes y sus defectos, que soy capaz de admirar lo que ha conseguido que no es poco, que me ha enseñado que siempre se puede cambiar y la edad no es un impedimento, que reirse es la mejor forma de entender las cosas, que uno se puedo equivocarse hasta mil veces pero siempre queda tiempo para rehacer los errores. Ahora que entiendo lo que dicen sus ojos, que me siguen haciendo gracia sus chistes aunque lleve mil años escuchándolos, que estoy convencida que nunca recordaré quien dijo eso de "Señor estos son mis poderes"( si es que alguien lo ha dicho alguna vez!) y que siempre me ganará adivinando actores de los clásicos. Ahora, que soy capaz de ver su paciencia y no la mia, mis defectos y no sólo los suyos, mi parte de culpa y no la suya. Ahora, que nos vemos como personas, le quiero.

Fué su aniversario y no hablé de él, fue su cumpleaños y no dije nada, así que ya que el dia del padre le voy a privar de mi presencia y que cuando vuelva no me voy a contener y voy a hablar de Londres (que lo se yo), tenía que hablar de él.

Y es que querid@s mi padre es un tipo estupendo, que le voy a hacer si lo sigo pensando incluso de superar el momento electra!me seguira desquiciando, seguiremos discutiendo, será siempre quien más me cabree y a quien menos caso me apetece hacer, me seguirá haciendo reir, y seguiré sin abrir los ojos cuando está preocupado por mi y entra por la noche en el cuarto para mirar si estoy dormida o para arroparme y será mi debilidad ver cómo le cuesta mostrar lo que siente. Y por supuesto le seguiré queriendo mucho, como la trucha al trucho.

6 comentarios:

Susana dijo...

joooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!
ya estoy llorando otra vez, ¿eres tonta o qué? que mi revolución hormonal sigue ahí y me ataca cuando menos lo espero dejándome completamente indefensa y a merced del llanto...
¡qué bonito! tienes que enseñárselo así que ya lo estás imprimiendo.
Y cambiando de tercio... Jo Vero, parece ,mentira que no sepas que tan famosa frase la dijo el cardenal cisneros (ahora mismo dudo a quién fue, María help!!!!).Lo más fuerte es que de todas la frases que nos ha soltado a lo largo de nuestra vida sólo me acuerdo de esa (glup).

Bueno guapa un besote que voy a seguir con mi llanto... muack y portate bien en Londres

Pipilota dijo...

Qué bonito... pero qué requetebonito ^^

pásame un klinex susana v_v

*V* dijo...

De verdad, si es que cuando me pongo pastelona no tengo precio XD
Vale, si, algo me han dicho esta tarde sobre el Cardenal Cisneros a Carlos V... en fin. Las otras frases eran del estilo "llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre" y "padre mio ¿por qué me has abandonado?"....digamos que esos han sigo los tres grandes hits del super juego friki familiar!..ahora entiendo por qué estoy incapacitada para recordar nombres y datos concretos!
Y ya lo ha visto, lo demás lo dejo a tu imaginación...jajajajaja
Pipich! guapa! no puede ser tenemos los blogs repletos de odas a la gente! venga yo te escribo algo a ti por tu cumple y tu algo a mi jajajajajaja

david dijo...

Si, vale, si yo es un hombre al que admiro mucho, a pesar de conocer a las hijas suyas que conozco. Vaaale, sin sarcasmo: Gracias a las hijas suyas que conozco. Alguien que cría gente así merece toda la admiración del mundo.

Si, vale, si también sé lo que vale por lo que me has contado de él, y por eso le tengo en gran aprecio.

Y también sí, vale, incluso compartimos alguna línea de pensamiento (no de política, me imagino, pero nadie comparte líneas políticas de pensamiento conmigo).

...pero a pesar de todo, pienso en tu padre, ese tipo al que yo siempre veo irónico y muerto de risa, y la primera sensación que me da es el acojone que me entraba encima cuando te llamaba por teléfono y me decía con ese vozarrón que tiene que no, que no estabas en casa.

Susi guapa, en tu estado deberías plantearte dejar de leer blogs (sobre todo si son de gente requetepastelera como aquí tu hermana y mi amiga del alma).

Verónica dijo...

¿Sabes lo que es la envidia sana? Pues, eso mismo, es lo que me ha provocado tu escrito.

Lo importante es que le quieras ahora, que ya eres mayor, no que lo hicieras antes, cuando todos lo hacen. Lo importante es que le quieras ahora, que todavía puedes disfrutarle, y no después, cuando lo único que acariciarias serían sus recuerdos.

Sí, envidia sana .... Hace ya muchos años que me hubiera gustado poder decir del mío algo semejante .... Demasiados.

*V* dijo...

Deja que susi lea lo que quiera! y eso de pastelona..hmm...pues si la verdad es que ultimamente no paro de derrochar amor! de verdad, estoy irreconocible a ver si se pasa la época de cumpleaños y festividades!
Gracias Verónica (ay! que raro me parece decir el nombre cuando no se refiere a mi! XD) creo que la suerte es haber llegado a este punto, de todas formas me gusta pensar que siempre podemos llegar a un punto en el que vemos a las personas como personas y ser conscientes de por qué les queremos. Espero que a ti te ocurra lo mismo.