miércoles, julio 01, 2009

Trabajos francamente complicados



Los que limpian los cristales de las torres Kio...por dentro y por fuera... tengo una gran curiosidad al respecto.

El famoso y sufrido señor del martillo hidráulico (y a riesgo de ser sexista es que no he visto aún a ninguna señora del martillo hidráulico).... ¿en qué piensas durante todo el día con el tracatracatrá? ¿que se siente al ser un tipo tan odiado, cuando tanta gente pasa a tu lado mirándote mal?

Los que cuentan a los usuarios del metro... si pasa una persona dos veces ¿la cuentas o no la cuentas? tienen que terminar mirando a las personas como a borregos... que gran visión, en cualquier caso.

Los que ponen, a modo de puzzle, los anuncios que empapelan las paredes del metro... complicado y curioso...

Los que trabajan en el cementerio.... qué forma tan buena de acabar con miedos existenciales.

Los celadores (as) de los hospitales... o de como aguantar la intimidad ajena en todos sus aspectos, hasta los escatológicos.

Las azafatas de eventos varios... acompañando a la gente a sentarse por pasillos resbaladizos.. desde que no las contratan las entiendo mucho mejor.

Los que revisan que has pagado tu ticket del metro... yo para eso no valgo, se me colarían todos.

Los conductores de autobús...con la misma ruta, casi los mismos pasajeros, los pasajeros raros, los atascos, los domingueros que conducen los demás coches... y el clin- clin del abono transporte todo el día en tu cabeza. Por algo ponen un cartelito de que no se habla con el conductor.

El Doctor Africano que cura maldiciones, contracturas, mal de amor, de envidia, de ojo, de pierna, de bazo... y hasta tu economía.. o eso pone en el palelito que unos reparten en el metro.

Los que reparten los papelitos del Doctor africano que lo cura todo.... ¿quien y cuanto les pagan? si el doctor africano no recibe visitas (porque espero que no las reciba....) ¿como cobran? ¿por qué llevan tantos años dando el mismo papel?

Y todo lo demás que ahora no se me ocurre porque mañana tengo que madrugar para ir a trabajar.

7 comentarios:

Verónica dijo...

¡La de cosas que a uno le da por pensar antes de decidirse a intentar dormir!

He llegado a la conclusión de que viajas demasiado en metro, para empezar, y, para continuar, que hay un montón de curros complicados que te cagas. En los meses siguientes voy a verme afectada por un nuevo giro de esos vitales y creo que, tras leerte, voy a empezar a hacer una lista ....

Besos mañaneros, niña.

Juan dijo...

Venga, voy a responderte una, Hace algún tiempo que me contaron que los cristales de las torres kio son reversibles, por lo cual, no hay quien limpia por fuera, los de dentro limpian ambos lados.

Será un mito... Quizás.

*V* dijo...

Que haya terminado empleando mi tiempo en cosas aburridisimas me hace pensar cosas rarísiiimas ;D

Sip, viajo demasiado en metro!! yo ya lo considero mi segundo hogar :)... y tranquila, si en los próximos meses te ves agobiada buscamos una lista de trabajos más chulos, no te preocupes! ;*

Juan...yaaaa esta el que todo lo sabe xDDD... prefiero seguir pensando que es un trabajo arriesgado que te cagas!!

Besossss

Aroa dijo...

aaaaaaaaaaaaah tengo uno que me impacta: los que están en las autopistas cobrando peajes... ora por esta ventanita, ora me doy la vuelta por esta, 2.10 si va pa Málaga, 6,10 si van pa cádiz, hola, hola, adiós adiós

¿nunca se les caen las moneditas?

*V* dijo...

Diosssss!!! es verdad! ¿cómo se me ha podido olvidar?? la de vidas que se deben de cotillear desde esa ventanilla... que de conversaciones interrumpidas... que chuli!

Pipilota dijo...

Yo odio limpiar los cristales, lo único decente de limpiar estos megaedificios es subirse en la barquita esa... si ahora decís que simplemente hay que acometer el faraónico trabajo de darles la vuelta y limpiarlos, buf menudo coñazo.

Sexadores de pollos al poder!

*V* dijo...

De acuerdo contigo Pi, sin la barquita esa que les ponen menuuuudo coñazo limpiar cristales todo el día!