viernes, julio 23, 2010

Habeas

El desarrollo del Estado de Derecho pasa por la gestión del poder a través de las instituciones. El poder, que emana del pueblo, recae sobre las instituciones y es gestionado por los representantes políticos elegidos por sufragio universal directo, pero son siempre estas las que poseen el poder que delega el pueblo, con esto se pretende evitar la acumulación de poder o la mala gestión del mismo (en concreto, caciquismos y demás males endémicos). Para su correcto funcionamiento, se dota a las instituciones de un cuerpo de administradores especializados encargados de que las acciones correspondientes fluyan y no se produzcan atascos, desvíos o desvirtuaciones de las gestiones asociadas al poder, a corto o a largo plazo y consiguiendo que sea el derecho lo que prime sobre los intereses personales.

Más o menos. Eso me suena que alguien en un aula gigante nos contó.

Y que yo asimilé cómo: cuando mi gata maulla tiene hambre, me lo pide, yo busco su comida si no hay voy al super y le compro las latitas esas monas que vienen siempre con un gato modelo que nunca será más guapo que el tuyo. Le pago a la cajera desagradable que al final del día, hastiada de su trabajo basura, hace cuentas y cierra la caja aportando los beneficios de su puesto a su tienda, que a su vez lo destinará a la central, que pagará religiosamente sus impuestos al Estado y dinamizará el consumo interior y exterior por medio de la adquisición de productos a gran escala. Y todo porque yo decido dar de comer a mi gata y contando claro con un montón de variables improbables cómo que la cajera no se quede con cinco eurillos cuando cierra la caja, o que por el camino no se pierda alguna saca de dinero o, más improbable aún, que la gran empresa en cuestión no estafe (o que los beneficios no se destinen integramente al extrajero o sabe dios qué!).

También puede ocurrir que otros que no son yo tengan gatos que maullen pero conozcan al director de directores (o cualquiera de esos puestos con nombres rimbombantes que en el imaginario colectivo se traduce como "señor con pasta y poder") y por ello no tengan que pagar la latita decorada con gatos monos en la foto. Lo mismo ni siquiera tienen gato pero quieren tener latitas de gatos monos porque les parecen bonitas. En ese caso a mi me cobrarían la bolsa para meter las latas aunque no haya pedido bolsa para compensar lo que otros no van a pagar.Pero cuando nos lo contaban, en aquel aula inmensa, abríamos los ojos como platos, buscábamos noticias internacionales y nos rasgábamos las vestiduras por lo justo y lo injusto durante los eternos cafés de la más educativa de las cafeterías.
Años después, un sábado por la noche, engalanados y sin melenas, reencontrándonos en una situación totalmente distinta, creada en un lugar absolutamente diferente, con la relativa ausencia de una de los nuestros porque esta vez la tocaba estar en otra mesa, y teniendo cómo casi único elemento común, eso, una mesa y el café tras una cena, hablamos de las aulas, y somos conscientes del error que fue mirar únicamente lo internacional cuando precísamente aquí también hay comida para gatos.

5 comentarios:

Clara dijo...

¿Sabes lo mejor? Yo ni siquiera tomé café. me levanté un momento al baño y cuando volví ya los habían servido todos.

Aunque la parte positiva de volverse más terrenal con los años es, que al mismo tiempo que van desapareciendo tus idealismos, también lo hacen tus inseguridades

*V* dijo...

jajajaja... yo el café, por supuesto, no me lo perdí, ya sabes, sino hubiese ido detrás del camarero con la misma histeria que cuando no encuentro el mechero ;D

Pfff...desaparecen, algunos, otros ya sabes que me niego a asesinarlos porque sino todo sería muuuuy aburrido! (que te voy a contar a ti!)

Me veo, café mediante, siendo unas encantadoras ancianitas idealistas, con la seguridad necesaria (no mucho, que la duda es buena) y lo justo de terrenales ;)

Tu y yo no tenemos remedio, claris! (que ilu, por cierto :D)

Jan dijo...

V, creo que deberías escribir libros de texto para secundaria. Te auguro éxito absoluto, promociones y promociones de felices alumnos agradecidos por tan brillante exposición.

*V* dijo...

Jan, promociones y promociones de alumnos hablando sobre gatos... aunque quizás es mejor que los temas actuales. Confio en ti, eres el experto (sufridor) en secundaria ;D

Jan dijo...

Nunca se ha de escatimar en esfuerzos imaginativos para explicar algo. Aunque sea con gatos. A unos alumnos de Dibujo Técnico les expliqué visualmente por qué la figura afín de una circunferencia es una elipse usando el asiento de un taburete, así que...